Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


Lucha de los gladiadores Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
Lucha de los gladiadores EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
Lucha de los gladiadores EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
Lucha de los gladiadores EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
Lucha de los gladiadores EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
Lucha de los gladiadores EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
Lucha de los gladiadores EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
Lucha de los gladiadores EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
Lucha de los gladiadores EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

Lucha de los gladiadores

2 participantes

Ir abajo

Lucha de los gladiadores Empty Lucha de los gladiadores

Mensaje por Richard Jue Jul 29, 2010 7:46 pm

Off: ablo, pensamientos reales y oscuros, los "senadores"

Un día soleado y resplandeciente hacia presencia en la majestuosa ciudad de Roma, con un cielo completamente despejado, un calor que aumentaba segundo a segundo y un viento calido soplaba por toda aquella gran metrópolis de la península itálica, en el gran coliseo, aquella magna estructura construida para el deleite del pueblo y sus dirigentes se estaba congregando una parte del pueblo de aquella ciudad. Batallas entre gladiadores habían sido planeadas aquel día por mi persona ya que era un esplendido día para huello que acontecía en la arena de combate y yo llamaba distracción, sentado en un palco en lo mas alto de aquel recinto de batallas me encontraba sentado, observando todo desde las alturas, tomando vino y comiendo uvas recién cosechadas, mimbrada vacía como siempre solo contemplando la lucha a muerte que presenciaba en aquellos instantes, que patéticos seres inferiores luchando por sobrevivir un día mas en este mundo solo para mi deleite y de los demás jajájajá, no me inspiran ni siquiera lastima, sin embargo, aquellos pensamientos no salían de mis labios ya que a unos metros algunos nobles de la ciudad se encontraban, pobres hombres me dan lastima, luchando cruelmente por sobrevivir, eran mis palabras mientras un carcajada de satisfacción y burla rondaba mi mente.

Mi copa movía lentamente entre mis manos para luego tomar otro sorbo de vino muy bien conservado, nuevamente la copa a la mesa y a contemplar a quien había ganado la disputa que acababa de culminar entre los gritos, abucheo y aplausos de la multitud enloquecida en las gradas. Al sangre del perdedor de la batalla de desplegaba por la blanca arena que rápidamente tomaba un tono carmín, me levante con gran altitud y mostrando sobre todo dignidad y seriedad para luego al levantar mi mano las multitudes asistentes al coliseo cesaran sus muestras de emoción y con firme voz exclame, ACÉRCATE A NOSOTROS GLADIADOR QUE HAS GANADO TU ENCUENTRO, PUEBLO DE ROMA… ESTE ES SU CAMPEÓN POR AHORA, PUEDES RETIRARTE, Y AHORA QUE COMIENCE EL PRÓXIMO ENCUENTRO.
Gire mi cuerpo mientras aquel guerrero se marchaba y me senté denuedo en mi posición tomando vino y contemplando como el siguiente combate daría inicio. Patéticos seres destinados solo a nuestra entretención jajaj no tienen valor alguno pero me servirán para cuando caiga “mi familia” jajajajaja, deje de tomar vino por unos segundos, señores sigamos con esta muestra de fuerza, dije a los senadores allí presentes y continúe con mi labor de ser “juez” en este lugar hasta que un comentario me saco de aquella absorta concentración, ¿saben que Vergilius vuelve este día?, si algo he escuchado en todo el senado, por eso es que el coliseo no esta completamente lleno, todos están preparando la llegada del joven Virgilius y sus legiones.

Si, todo indica que mi querido y glorioso primo Vergilius regresa por fin a nuestra amada Roma señores, dije sin perder la vista de la arena de combate y sin hacer gesto alguno, con la frialdad y tranquilidad que siempre me caracterizaba, haggg tenían que dañarme el rato estos sirvientes de alta estirpe, ¿Por qué Vergilius no se muere de una vez y por todas como muchos otros?.. mmmm jejejej una risa macabra nuevamente recorría mis pensamientos, podría sucederle lo mismo o simplemente desaparecer, alguno des estos vasallos puede ganarse su “libertad haciéndole un favor a Roma” jajajajaj pero tarde o temprano Virgilius pagara por hacerme ver como menos ante mi padre y ante todos al igual que “el grandioso Solomon” jajaja, pero debo mantenerme en calma mejor. Espero que llegue lo antes posible pero mientras los preparativos están, distraigámonos un rato señores así amenizaremos la espera de la llegada de Virgilius, después de aquellas palabras calle y volví a concentrar mi mente en lo que acontecía frente a mis ojos, aquellos vacíos y profundos ojos volvieron a fundirse, pero esta vez con veradderamente en la muestra de fuerza bruta de aquellos gladiadores.

sin embargo, aquel momento duro pocos instantes ya que a media batalla algo sucedi, varios sirvientes se acercaron a los Senadores halli presentes y estos se lebantaron de inmediato, dando escusas se marcharon, ahora que sera lo que habra pasado?, bueno seguro es por la llegada de mi primo, hagg es algo insignificante para mi, dije en mis penzamientos y culminadas aquellas palabras dentro de mi ser uno de los sirvientes se acerco a mi a darme un recado, ¿que?, ahora debo de hacer de anfitrion, lo que se debe hacer por el simple hjecho de perteneser a esta estupida y que familia, puedes retirarte. Culminados mis penzamientos y palabras me lebante alce mis brazos y di por culminada aquella batalla, por ahora, RETIRENSE, DESPUES CONTINUARA ESTA LUCHA, nadie me reprocho, los gladeadores se marcharon a su lugar de descanzo y los halli presentes fueron saliendo del coliceo luego de que yo diece la espalda y me marchase de aquel lugar a realizar algo pendiente.
Richard
Richard

Status : Muerto y Sellado

Cantidad de envíos : 185

Volver arriba Ir abajo

Lucha de los gladiadores Empty Re: Lucha de los gladiadores

Mensaje por Octavius Sáb Oct 30, 2010 4:12 am

Encontrándose en un escenario sangriento el hijo del Cesar era el invitado especial en el espectáculo de gladiadores. Hombres arrancados de sus patrias que fueron vendidos como esclavos encontraban ahora un motivo para ellos, llanamente era el mantenerse con vida y acabar con su adversario. Octavius quedaba absorto, no miraba con atención aquellas justas que recreaban las batallas o hazañas de los grandes personajes de la historia. Él se encontraba con los dedos de las manos encontrados a la altura de sus labios, mantenía una reflexión acerca de cuanto había cambiado Roma a su llegada.

Barría con su mirada todas las gradas percatándose de la decadencia. Los actuales gobernantes pretendían enajenar a las masas y alejarlas de los problemas financieros y políticos que agobiaban la poderosa potencia mundial que la mayoría de las naciones temían. Lejos estaba igual de los sucesos exteriores que estaban llevándose a cabo en algunos sitios de la ciudad. La sensación de que las cosas podrían empeorar en el futuro comenzaba por irritarle, culpaba de todo esto a su padre por haberse dejado engatuzar por aquella mujer que si bien poseía una belleza intoxicante, era la perdición de la nación por la cual él mantenía sus ideales.

Los gritos de las personas se alzaron despertándolo de sus pensamientos, una lucha había acabado y en aquella mortal danza entre dos guerreros uno había superado al otro. Octavius con un semblante meramente serio fijaba su mirada en el centro del coliseo. Otrora se le hacía conocido aquella arena sangrienta, a su mente volvían recuerdos que le perseguían como fantasmas. No se explicaba las extrañas visiones que tenía sobre las acciones bélicas y el amor por la guerra. De aquellos que peleaban con mucho tesón por conservar la vida ahora quedaban dos, combatían luego de aniquilar a sus adversarios.

La lucha era encarnizada y por cada golpe bloqueado las masas exclamaban sus gritos ensalzando las habilidades de los gladiadores. Uno prevalecía dejando a su oponente sobre la arena con heridas mortales, la vida escapaba lentamente a menos que fuera atendido pero ante los pies aquel que se alzaba vencedor levantaba su gladius en todo lo alto dirigiendo su atención hacia el heredero al trono. Era costumbre entre aquellas batallas que las autoridades o los máximos dirigentes de Roma dieran el visto bueno y finiquitaran la conclusión de tan denigrante espectáculo para los civilizados.

¿Cómo era posible que una nación que aspiraba llevar la civilización a todos los confines de la Tierra cayera en tan inexplicable paradoja? La respuesta era obvia, y Octavius lo comprendía con suma claridad. Los espectadores se sumieron en un silencio sepulcral esperando la reacción del hijo del Cesar. Éste que permanecía letárgico, sintiendo un pesar por dentro y a la vez una aceptación de todos esos hechos. Su pensamiento ambiguo se seguía extendiendo por unos segundos eternos, todo parecía sacado de un mal sueño hasta que, cansado de tal espera se ponía de pie con sobrada serenidad.

Extendía su brazo derecho con el pulgar hacia arriba, su rostro estaba completamente serio, desprovisto de una emoción volvía a posar su mirada en aquel gladiador que esperaba expectante la decisión que tomaría Octavius, la indicación que le daría cabida para constatar cual de las dos caras de la existencia se revelaría. Las cejas de él se juntaron tan próximas que ahora su faceta resultaba intimidatoria, malévola y extraña. Sin una duda en su interior invertía la posición de su mano apuntando ahora con el pulgar hacia abajo.

Al mismo tiempo la mano del guerrero imbatible caía como de rayo segando la vida del pobre desdichado que había tenido la mala fortuna de confrontarlo. Los vítores se encendieron como una llamarada que arrasa un campo seco, las voces exclamaban al unísono el nombre de su nuevo héroe, aquél que por ahora demostraba la verdadera ansia por seguir respirando. "¡Palumbus!", "¡Palumbus!" se extendía por toda aquella construcción alzada a la locura y la grandeza de Roma que olvidaba en esas exhibiciones la bondad del alma humana.
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Lucha de los gladiadores 2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Lucha de los gladiadores 29wsihdAD - War Cry (3800)
Lucha de los gladiadores 2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Lucha de los gladiadores A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Lucha de los gladiadores 2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Lucha de los gladiadores 29wsihd Boiling Blood
Lucha de los gladiadores Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Lucha de los gladiadores Empty Re: Lucha de los gladiadores

Mensaje por Octavius Vie Nov 05, 2010 2:11 pm

Con la certeza de que las cosas no mejorarían en lo absoluto para Roma, el hijo del Cesar miraba con desgana la siguiente pelea. Recreaba una batalla de la antigua Grecia, cuna de la civilización y de la cual Roma basaba un poco su cultura. Fuente inspiradora para aquellas potencias con miras a dejar un legado en la historia misma. No habría grandeza si una nación no era capaz de trascender con el paso del tiempo.

Pero las cosas ahora plasmaban un panorama distinto a toda esa visión emprendedora. ¿Cómo podría mostrar aquella grandeza con los intereses de unos pocos? El pueblo romano era artífice de las ambiciones y venganzas de una sola persona. Octavius lo sabía, las cosas no eran las que él había dejado en su partida. Su regreso estuvo enmarcado con tintes teatrales y también de grandes misterios. Pocas eran ahora las personas en las que podía depositar su confianza, la mayoría de los que habitaban en Roma o estaban corruptos o simplemente se hacían de la vista gorda.

Desviaban sus miradas como esa congregación de ciudadanos, que al sonido metálico de las espadas y el derramamiento de sangre exclamaban su pasión ajenos siempre a la sombra que se cernía sobre su imponente ciudad, manchando así la hegemonía de un pueblo que a base de conquistas y avances en el ramo económico, político y militar la situaban en una de las más grandes civilizaciones del mundo entero. Era un contraste angustioso para aquellos que conocían la realidad de las cosas, la veracidad y legitimidad del gobierno actual.

Como era de esperarse, aquella escena llegaba ya a su culminación, el grupo reducido de defensores estaba siendo avasallado por los ofensores. La historia tenía que recrearse al pie de la letra, era un aporte cultural plagado de barbarie y un claro recordatorio para no repetir los errores del pasado. ¿Estaría entonces Roma asimilando aquellas muestras en sus nefastos espectáculos? Era notorio que hasta el momento distaba mucho de los ideales que los primeros emperadores contemplaban para su pueblo.

Y había sido su padre, el que daba acceso para toda esa parafernalia al haberse casado con una persona ajena a la cultura romana. Desenmascararla y frustrar sus planes eran objetivos primordiales de Octavius. Pero necesitaba las armas, los vínculos adecuados para consumar sus ideales. Y es que como él lo sabía, se encontraba en la antesala de una empresa arriesgada, pero no para su persona, si no para aquellas pocas personas que él estimaba.

Una de ellas, bajo la custodia de Bodenius estaría entablando un encuentro emotivo y ansiado para su hermano. Que dicho de otra manera, gozaba de la aceptación de todas las fuerzas militares romanas. Del cariño innegable de su prima, la cual él estimaba desde lo más profundo de su alma. Pero para moverse dentro de aquella maraña de mentiras, falsedades y traiciones, debía mantenerla al margen de todo eso. Entendía que estaba solo y como tal no le quedaba otro camino que valerse de las pocas personas que le eran fieles.

Misma razón que le recordaba a su esclava, la misma que sirvió a Diva por un tiempo y que ahora andaba en una empresa encomendada por él mismo. La invitación por aquel propietario de esclavos en las afueras del coliseo para ser invitado especial en los eventos de esa tarde habían sido de alguna forma un espacio para relajarse de todo lo que rondaba su mente. Que con el paso del tiempo comenzaba distorsionarse cayendo en ambigüedades confusas, aletargadas e inesperadas de una vivencia por no decirlo de otra manera ajena a su persona.

Le daba la sensación de que algo dormía dentro de su cuerpo pero no entendía la complejidad de todo eso. Pero ahora le restaba atar cabos sueltos, reafirmar el rumbo de su vida. Con sobrada mesura se levantaba de su asiento ante la mirada de propios y extraños. No se quedaba a la última función de la arena que prometía un guerrero de cualidades extraordinarias contra otros seis, para él ya era tiempo de ponerse en marcha.

- Ahora hay que arreglar la basura que hay en casa. - Dijo sucinto y para él mismo.
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Lucha de los gladiadores 2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Lucha de los gladiadores 29wsihdAD - War Cry (3800)
Lucha de los gladiadores 2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Lucha de los gladiadores A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Lucha de los gladiadores 2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Lucha de los gladiadores 29wsihd Boiling Blood
Lucha de los gladiadores Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Lucha de los gladiadores Empty Re: Lucha de los gladiadores

Mensaje por Invitado Mar Sep 27, 2011 4:58 pm

Mac se encontraba entre los miles de espectadores que estaban esperando ver una sangrienta batalla entre hombres, y sin duda también Mac lo esperaba, era difícil describir cuando disfrutaba Mac de los combates muerte a muerte, aunque hubiera preferido ser el uno de los gladiadores.

Las puertas de la arena de aquella majestuosa construcción hecha por el hombre que quizás estaba al nivel de los hermosos templos que había en su tierra natal, se abrieron de par en par para que aquella personas que morirían en ese lugar pudieran salir, eran alrededor de 15 o 20 y rápidamente adoptaron una posición defensiva que Mac parecía conocer ya que el algunas veces había ocupado una variante muy similar, formándose uno al lado del otro, en forma circular, encerrándose en sus escudos, para acto seguido aparecer en el ruedo centuriones de armaduras doradas montando carruajes con caballos vestidos de la mismo forma que sus dueños, de dos personas por carruaje, una llevando el control de este y la otra con lanzas y flechas para matar a los gladiadores.

La batalla dio inicio con la muerte de tres gladiadores y un arquero, que desprevenido habia sido alcanzado por la espada de un gladiador, rápidamente el numero de personas fue reduciendo hasta que dar solo tres gladiadores y muchos cuerpos tirados.

Mac se paro de su lugar para aplaudir junto con la demás multitud la entretenida batalla que los gladiadores habían sostenido contra los centuriones, y como es que ellos estando en desventaja habían logrado vencerlos aunque con muchas bajas

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Lucha de los gladiadores Empty Re: Lucha de los gladiadores

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.