Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


A la orilla de la playa Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
A la orilla de la playa EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
A la orilla de la playa EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
A la orilla de la playa EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
A la orilla de la playa EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
A la orilla de la playa EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
A la orilla de la playa EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
A la orilla de la playa EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
A la orilla de la playa EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

A la orilla de la playa

3 participantes

Ir abajo

A la orilla de la playa Empty A la orilla de la playa

Mensaje por Ayem Miér Abr 11, 2012 9:40 am

Spoiler:
A la orilla de la playa Ichigo121


El mar parecía estar en paz, la marea se media, poco a poco, adelante atrás, el sol pegaba con fuerza, y la arena estaba caliente, las aves volaban y cazaban los peces para sus crías. Mientras que en un lado de la playa cerca del agua pero aun en la arena en una distancia lo suficiente para que el agua no lo tocara, yacía el cuerpo de ayem.
Las horas pasaban, y la arena iba cubriendo cada vez más ayem, mientras que la merecía subía, y poco a poco el oleaje estaba más y más cerca del joven, las aves comenzaban acercarse a este, Por fin el ocaso estaba cayendo sobre aquellas costas, y el agua ya por fin lograba tocar al joven, después de 3 oleajes, el joven comenzó a reaccionar. Pero aún estaba inconsciente.
Los ojos del joven se comenzaban abrir poco a poco, la vista estaba borrosa, no podía distinguir mucho, el agua cada vez más lo alcanzaba, refrescando y de cierta manera, dándole energía al joven. Alzando su mirada, puedo divisar una figura que se veía venir a lo lejos, parecía algún joven por el tamaño, pero aún no podía distinguir bien.

Quien será el que se acerca, y mi espada está lejos, y aun no me puedo mover…
Decía en su mente el joven, mientras tanto aquella figura se acercaba cada vez más pero por la silueta que mostraba era una joven, las aves cercanas al joven levantaron vuelo, y el sol termino de ocultarse, el agua seguía chocando con el joven, mientras que el reunía fuerzas para levantarse.
Ayem que sucede eres mucho más fuerte de lo que tú crees confía en ti párate…
Otra vez esa voz otra vez mi otro yo, y tiene razón.
Se escuchaba claramente en la mente del joven, que con una sonrisa, comenzó a levantarse, primero alzando su tronco, por sus brazos, afincando su peso en sus rodillas, poco a poco se fue poniendo de pie, los gestos de malestar, que expresaban el joven, parecía indicar que el movimiento le molestaba o le dolía.
Poniéndose de pie, caminando un poco tambaleante, se dirigió hacia su espada, agachándose, la tomo, afincándose, en ella, camino hacia, la playa, donde se lavó la cara, y girando su cabeza viendo aquella figura espero a que se aproximara por completo.
Poco tiempo después, por fin una joven de cabello rubio, se acercó a él con una canastica, y una sonrisa, mirándose los dos, permanecieron en silencio por un tiempo.



Spoiler:
A la orilla de la playa 1325833331317


La muchacha, sonriendo viendo al joven, se acerca poco a poco hacia este, ayem por su parte permanecía en la misma posición y cuando ya estaba lo suficientemente cerca hablo.
Ayem: Quien eres y que quieres?
La muchacha seguía con su sonrisa, alzando su mirada hacia la luna, y luego bajándola, le respondió con una voz tierna y calidad.
Yency: Hola soy Yency y tú?
Ayem: No has respondido mi otra pregunta…
Yency: Que educado eres? Quiero ayudarte llevas todo el día desmayado en esta playa…
Ayem: Porque me quieres ayudar?
Yency: porque me recuerdas a mi hermano
Ayem callo, y se quedó mirándola fijamente. La luz de la luna comenzaba a iluminar todo, el reflejo de la misma, en el agua daba un efecto mágico e alucinante, el suspiro de ayem mientras pensaba era evidente para la joven, él no se opondría a que ella lo ayudara.
Es hermosa, y no se ve con malas intenciones, por otro lado esta lo que me dijo mi otro yo, pero debo estar atento a cualquier cosa.

Ayem: Me parezco a tu hermano? Y mi nombre es Ayem y agradezco tu ayuda.
Yency: de nada ahora siéntate por favor…
El joven sonreía por primera vez de una manera sincera y alegre, siguiendo las indicaciones de la joven, tomo haciendo en la arena fría, y ella procedió a comenzar a curarle las heridas al joven y a vendarlo donde era necesario.
Las hora pasaron, y los dos jóvenes hablando, el amanecer se hacía presente y ayem ya estaba mucho mejor, de cómo avía despertado, y como avía estado.

Yency: bueno ahora solo tienes que permanecer tranquilo sin pelear ni nada de eso y nos volveremos a ver algún día.
Ayem: muchas gracias pero ya te vas?
Yency: si ya me tengo que ir y de nada
La figura de la chica se fue desapareciendo en el horizonte al mismo tiempo que salía, el sol, ayem parecía una momia de vendado, se ponía de pie mucho mejor, y ahora se podía mover con mayor libertad que antes a pesar de estar con todo el cuerpo vendado, miro a la chica como desaparecía en el horizonte y sonriendo se marchó el también de la playa, hacia un nuevo camino, a buscar las respuestas.
Ayem
Ayem

Status :
Candidato Dios Guerrero


Cantidad de envíos : 27

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Fye Lun Abr 30, 2012 6:37 am

Desde tiempos remotos, la figura de los dioses había sido establecida como seres de poder ilimitado que imponían las leyes a los mortales y mediante los privilegios que su gran poder les brindaban, los hacían cumplir. Y por mucho tiempo fue así, hasta que algunos se rebelaron contra ellos y fue entonces cuando surgió la idea de atemorizarlos con acciones que demostraran su gran fuerza. Los humanos se calmaron, pero hoy en día hay mortales que pese a todas las pruebas de poder que dieron en el pasado las deidades, siguen creyendo ser mejores. El mundo está cada vez más raro, pero lo cierto es que los mortales ahora son capaces de tener un poder capaz de hacer batalla a una deidad. Quizás un mortal no le gane a un dios, el problema está en que son millones de ellos.

Esta nueva guerra santa, por ejemplo, parecía estar más a cargo de los mortales que los dioses. Los guerreros de cada reino eran quienes se encargaban de luchar y defender su dios y hogar, mientras que el dios solo daba órdenes o intentaba protegerlos de cualquier forma. Ya no estaban los enfrentamientos directos de antes, ahora todo era con ejércitos y yo precisamente, no tenia uno…

Pero no tenía ganas de amargarme con el presente de un ejército que no parecía mejorar, tenía ganas de refrescarme un poco en las frías y claras aguas del océano, así que me dirigí desde el templo de la corona hasta una playa cercana a Roma, tarde en llegar pero valió la pena ya que era un lugar hermoso, con arenas blancas y sin una sola suciedad, mientras que el agua se mostraba cama y relajante. Algo me decía que disfrutaría mucho el tiempo que pasaría allí. Es cierto que soy un dios, pero estoy en un cuerpo mortal, por lo que el placer no es un sentimiento del cual me guste alejarme…

Al llegar, con el primer contacto que mis pies hicieron con la cálida arena, me dieron enormes ganas de zambullirme rápidamente en el océano y hundirme allí por largas horas. Comencé entonces, a sacarme la ropa decidido a quedarme sin nada para poder bañarme. Cuando hube terminado, me sumergí entonces en el agua y me quede allí adentro por unos segundos para después salir a flote brutalmente sacudiéndome el pelo y logrando que el agua saltara en forma de gotas para todos lados, era muy refrescante la sensación que me daba, parecía que nada podría sacarme de ese trance en el que me encontraba pero de repente, una presencia me distrajo. Voltee levemente para observar y detrás mío, a unos pocos metros en la arena y recogiendo mi ropa ordenadamente se encontraba Judith, una de mis ninfas.

-¿Judith?… ¿Te dije acaso que vinieras?
Murmure con un tono un tanto leve, ni tan enojado ni tan contento, era una mezcla de ambos, por un lado me molestaba que hasta las ninfas que debían estar a mi cargo hicieran cosas sin preguntarme, pero su gesto no era malo del todo, solo vino porque sabía que necesitaría algo.

-No señor, pero supuse que necesitaría mi ayuda por eso me tome el atrevimiento, disculpe si se molesto…

Me quede mirándola, solo dije unas palabras más antes de sumergirme de nuevo.

-Vuelve al templo, Judith y deja la ropa allí… Es una orden…
Fye
Fye
Dios/a
Dios/a

Reino : Templo de la Corona

Ataques :

A la orilla de la playa 2wcdtgiAD - Eye of Truth (1250)
A la orilla de la playa A1jtxf A la orilla de la playa 2wcdtgi AM - Spiral Dimension (1750)


Defensa :

A la orilla de la playa 335eipl Maker of Eden

Cantidad de envíos : 188

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Helena Lun Abr 30, 2012 10:58 am

En su camino alterno hasta el puerto, la joven de los cabellos rubios había llegado a las playas más pronto de lo que había supuesto y en pocos minutos el camino hacia el puerto de ROma iba a ser mostrado ante sus ojos. Helena no es que pensara que su obra era correcta, pues se había puesto a analizarla durante el camino y otra vez el hecho de salir corriendo por algo que ella presintiera era algo que no entraba en la lógica.

-No sé... ¿Y si de pronto me regreso a la villa? Así mi señor no dirá que ando por ahí desobedeciendo cada orden que me da... ¿Padre qué sería lo correcto? - Pensaba la joven mientras seguía su marcha por unos minutos. Ya iba a llegar al sitio donde tenía que tomar el barco, pero algo muy fuerte hizo que la amazona se detuviera de golpe y haciendo que su caballo relinchara con fuerza y se moviera violentamante haciendo que la chica cayera al suelo golpeándose el brazo derecho y cubriendo su cuerpo con una gran cantidad de tierra y hojas.

-¡Maldita sea!- Masculló la cazadora mientras se ponía de pie y tomaba su carcaj en donde guardaba tantas cosas y que había caído lejos de ella. Por suerte para la rubia no había gente cerca que puediera robarle.

-Ya debería haber aprendido a agarrarme bien de estos animales. ¿Cómo es que algo como esto me jode tanto?.- Un suspiro se escuchó de parte de los labios de la joven quien en miró hacia el lugar de donde provenía el cosmos fuerte que hizo que su camino se viera cortado de manera súbita. Fye estaba en la playa muy cerca de ese lugar, y ella como su guerrera tenía que ir en su busca, puesto que él de seguro ya había sentido su cosmos y ella podía apostar toda su cabellera rubia que sabiendo de su presencia en ese lugar, esperaba con seguridad que ella llegase de manera inmediata.

-Ahí está mi amo... Aunque me gusta verlo, no sé si sea tan bueno que se encuentre aquí, seguro está furioso.- Dijo la joven mientras caminaba despacio agarrando las riendas de su caballo hasta el sitio donde empezaba la playa. El sol brillaba en todo su espelendor y la arena blanca reflejaba su luz dando un paisaje muy lindo.

-De veras se ve tan lindo este lugar.- Dijo la chica en voz baja mientras caminaba hacia donde se veía la rubia cabellera de su amo. Sabía que era una guerrera y que tenía que olvidarse de aquellos sentimientos que la unían como humana a ese hombre, pero para ella eso era bastante complicado, porque cada vez que lo veía sentía que su corazón latía con tanta fuerza que parecía querer salir de su pecho.

-Tranquila Helena. Tú has cumplido con tu deber no creo que el te vaya a castigar por eso; sin embargo estate lista para cualquier cosa.- Se dijo a sí misma mientras se colocaba a la orilla de la playa y esperaba la reacción de su amo quien con seguridad y la había visto, porque ella avanzó de frente. Por unos segundos los ojos de la joven se cerraron al percibir el agua de las olas mojaban sus pies en aquel lugar y luego se abrieron de golpe, ya que no estaba en ese lugar para encontrarse a gusto. Estaba para ver a su superior.

-Señor yo...- Helena dudó por unos instantes y dijo- Lamento mucho haber tardado. Estaba hace poco con un futuro guerrero pero este no parece responder... Sé que debí quedarme pero pensé que si estaba aquí podría necesitar algo. Si he hecho mal aceptaré la responsabilidad por ello.-

Helena terminó esto y guardó silencio, pues estaba más que decidida a no quedar mal con ese hombre nunca más, puesto que quería que el confiase en ella por lo menos un poco. Con tanto guerrero desertor, seguro era que aquel ser podría encontrarse muy decepcionado de todos. Ella no quería entrar esa lista de inútiles así que hacía todo lo posible para lucir confiable a pesar de toda la tierra y hojas que le daban el aspecto de una chica distraída y bastante patosa.
Helena
Helena
Amazona de Abel
Amazona de Abel

Reino : Templo de la Corona

Ataques :

A la orilla de la playa Vrt5a9AD - Tornado de super nova (2050)
AD - Séquito de Abel (2450*)
A la orilla de la playa 2af71yAM - Ejército espectral (2350)


Defensa :

A la orilla de la playa 2af71y Luz de Aparición Post Mortem

Cantidad de envíos : 311

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Fye Lun Abr 30, 2012 11:47 am

Seguía relajándome con el agua, pero algo hizo que me descentrara de inmediato y que prestara un especial enfoque a esa energía que comenzaba a percibir cercana. Era sin duda la persona que necesitaba, por eso no dude ni un segundo en hacer que Judith frenara su marcha.

-Espera Judith, quizás te necesite después de todo….


Ya había reconocido el cosmos por completo, sin lugar a dudas era Helena, una cosmoenergia difícil de olvidar. Seguí refrescándome esperando que la muchacha llegara, tardo bastante pero eso me sirvió para poder seguir disfrutando del agua fresca que el océano me ofrecía esa tarde. Me volví a sumergir, perdido entre el placer y libido que el contacto de agua hacia con mi cuerpo, hasta que al salir nuevamente a la superficie me di cuenta que Helena estaba más cerca de lo que esperaba, así que me quede quieto esperándola, es cierto que aun estaba desnudo, pero confiaba en que el agua tapara todo aquello que pudiera incomodar a la guerrera.

Hasta que apareció ella, una hermosa rubia con una belleza que debería estar prohibida a los mortales, con algunas hojas en sus cabellos tal vez producto de haber corrido entre los árboles o vaya a saber por qué esa muchacha tenia esos restos de mugre en su cabello, no era un asunto que me incumbiera, solo me llamaba la atención.

Siempre pidiendo perdón por cosas que no había hecho, siempre disculpándose o temiendo lo que el dios pudiera hacer con ella, ese era el sentimiento de temor que debería predominar en todos los mortales, aunque hay algunos que son la excepción. Me sumergí una pequeña vez más para volver a revolotear el pelo en el aire y salpicar gotas de agua intentando no mojar a Helena. Luego de aquella acción dirija unas palabras.

-¡Helena! Justo contigo quería hablar… No te disculpes por otros guerreros, si tu informaste mis órdenes y ellos escucharon, son sus problemas no los tuyos
–Me detuve por un segundo mientras que me acercaba un poco más a ella, siempre cuidando de que el agua cubriera mi cuerpo. Mi mirada se desvió un poco hacia donde estaba Judith- ¿Qué esperas para limpiar a la joven? Y luego, por favor, tráeme algo para cubrir mi cuerpo, no quiero que Helena converse conmigo en te estado…

Judith se apuro en sacudir los dorados cabellos de la chica, esmerándose porque no quedaran ni rastros de aquellas hojas que traía consigo y luego tomo una bata y me la arrimo al agua, para que pudiera tapar y no ofender a Helena.

-Si me disculpas Helena, te pediré que voltees por respeto a tu condición femenina. En un segundo te seguiré explicando el porqué te andaba buscando…

Fye
Fye
Dios/a
Dios/a

Reino : Templo de la Corona

Ataques :

A la orilla de la playa 2wcdtgiAD - Eye of Truth (1250)
A la orilla de la playa A1jtxf A la orilla de la playa 2wcdtgi AM - Spiral Dimension (1750)


Defensa :

A la orilla de la playa 335eipl Maker of Eden

Cantidad de envíos : 188

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Helena Lun Abr 30, 2012 12:42 pm

La respiración de Helena se hizo más profunda al ver a aquel hombre casi tan cerca. Sus nervios al estar con aquel ser era algo que le impedía seguir hacendo cualquier cosa. De reojo la joven observó a la ninfa que estaba en la playa con su amo. El ver a esa mujer en aquel lugar hacía que ella se sintiera agradecida, pues estaba conciente de que si no había nadie ella tenía la obligación de atender a su deidad quien al parecer por la forma en la que se me mantenía en el agua para evitar ser visto por completo estaba sin nada de ropa.

-Qué bueno que está aquí!- dijo la chica mientras se limpiaba un poco el brazo en donde tenía una herida un poco sangrante. - Si hubiera tenido que atenderlo yo me hubiera desmayado antes de poder hacer algo útil.

La amazona observó detenidamente a su amo sumergirse en el agua para salir otra vez salpicando gotas de agua, las mismas que con el sol brillaron bastante haciendo que la chica se quedara embelesada observando a aquel ser. ¡Como le gustaba ese hombre! Era imposible que alguien le gustase de esa manera tan difícil de determinar. Era como si la joven tuviese no sólo un gusto sino una obsesión por ese ángel rubio que tanto le robaba el sueño y que poco la dejaba pensar. Por él había dejado todo sólo para seguirlo. En verdad la chica pensaba que su lealtad hacia él era alimentada todo el tiempo por ese amor desmedido. Un sonrojo se pintó en el rostro de la hica cuando su amo otra vez salió del agua y esta vez le dirigió unas palabras. Algo relacionado con sus disculpas anteriores.

-Muchas gracias señor. Su amabilidad es grande, pero lo que sucede es que no dejo de sentirme culpable por esos dos que se han ido... No comprendo por qué han hecho eso y pienso que quizá debí impedirlo de alguan manera.- Helena miró hacia abajo y cerró los ojos al sentir que la ninfa se encargaba de limpiar lo que quedó de tierra en sus cabellos. Era increíble el ver como aquella mujer tan grande no podía si quiera verse algo presentable para ese hombre al que tanto decía amar, y que una ninfa tuviera que ponerla algo presentable. Una vez que la sirvienta de su amo terminó de limpiarle las hojas la chica abrió los ojos y asintió, pues aquel hombre le había dicho que se diera vuelta. Ella sin pensarlo dos veces se volteó y esperó a que su amo estuviera listo. NO podía negar que estaba muy nerviosa, puesto que era la primera vez luego de ese acto atrevido en el senado, que ella iba a hablar directamente con su amo sin la presencia de sus demás compañeros. Por lo menos se tranquilizaba ante la idea de que no iba a estar sola en ese lugar, pues aún estaba la presencia de la ninfa en tal sitio.

-Ojalá ese joven también venga. No quisiera que mi amo tuviese un ejército tan paupérrimo. Ahora más que nunca mi obligación es ser fuerte.- Se dijo así misma Helena mientras observaba el paisaje frente a ella y escucha las olas del mar a sus espaldas.

Helena
Helena
Amazona de Abel
Amazona de Abel

Reino : Templo de la Corona

Ataques :

A la orilla de la playa Vrt5a9AD - Tornado de super nova (2050)
AD - Séquito de Abel (2450*)
A la orilla de la playa 2af71yAM - Ejército espectral (2350)


Defensa :

A la orilla de la playa 2af71y Luz de Aparición Post Mortem

Cantidad de envíos : 311

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Fye Lun Abr 30, 2012 11:17 pm

Judith siempre era obediente, y cumplía mis órdenes a la perfección, en cuestión de segundos la cabellera rubia de Helena así como su ropa estuvo libre de aquellas hojas que poseían. Helena se volteo un segundo como le ordene, entonces pude salir del agua y ponerme la bata, la sensación de la brisa sobre mi cuerpo mojado fue helada, causando un poco de escalofríos pero dicho sentimiento se marcho al hacer contacto mi piel con la tela de la bata. Ajuste bien la prenda, una bata de seda blanca con detalles dorados un poco transparente, pero que no dejaba que se viera nada que pudiera poner incomoda a la joven. Me dirigí hasta donde estaba de espaldas Helena, tocándole un hombro y siguiendo camino hasta quedar unos metros al lado de ella, comencé a hablar del tema por el que la buscaba.

-Veras Helena, el tema por el que te estaba buscando es muy simpe, tengo una misión interesante para ti… Espero que puedas cumplirá, puesto que tienes condiciones de sobra para hacerlo.

La mire unos segundos a los ojos, ya no tenía el parche, por lo que mis ojos estaban totalmente descubiertos incluyendo aquel mortal ojo dorado. Ya no era problema para mí su poder, podía controlarlo a la perfección y estaba seguro que no le haría daño que la mirara. Por otro lado, seguía maravillado con la belleza que portaba en su rostro la guerrera, hasta daba pena saber que ese aspecto seria dañado en batalla algún día, o quizás no… Debido a las grandes habilidades de la amazona de Júpiter.

-Como sabrás, el ejercito de la corona esta en decaída. No hay guerreros que soporten el poder y la responsabilidad que otorga una armadura sagrada como las que mis guerreros reciben y quienes la reciben, no son merecedores de ella. –Comente mientras que acariciaba mi pelo con la mano y pensaba, era cierto que no había muchos guerreros capaces de tener el honor de ser parte de mi ejército, por lo que tuve que bajar un poco la exigencia… Grave error, eso provoco que Alexandra y Paolo fueran guerreros de Abel y así termino la historia… Ambos desaparecidos- Sin embargo… Tu eres diferente...

Me quede pensativo, si bien en el pasado Helena había cometido muchos errores, lentamente se ganaba mi afecto. Era una guerrera que se mantenía fiel pese a todo lo que estaba pasando, ante aquella ausencia y sobre todo el olor a guerra que cada vez se aproximaba más y mi ejército no estaba bien posicionado en ese combate.

-Como sabrás, tengo una hermana… Sophia… Hace bastante tiempo que no la veo y me gustaría saber que está bien. Me gustaría saber que fue de ella. Pero lamentablemente tengo muchas cosas que hacer como para buscarla… Me gustaría que te encargues tú de eso, Helena… Busca a Sophia y dile que Fye quiere hablar con ella. Si es necesario, establece tu una reunión y un lugar para verla. Yo iré donde sea necesario…

Susurre mientras que me acercaba mas a ella, hasta quedar cara a cara con la muchacha, usando mi mano diestra le levante levemente el mentón mientras que la miraba fijamente a los ojos para intentar persuadir en ella algún sentimiento de incomodidad o de duda, me gustaría ver una expresión en su rostro aparte de ese constante miedo que demostraba ante mi presencia.

-Te lo encargo… -Mientras me alejaba un poco mas- En cuanto a los otros guerreros, tu solo preocúpate por ti… -Dije tomando su mano y dándole un beso en la misma para luego dejarla caer levemente al lado de su cuerpo- Tu quédate conmigo, que ya verás como empezamos a adquirir importancia y a mantenernos firmes ante este futuro complejo que se avecina.

Chasquee los dedos y Judith me siguió mientras que me alejaba de ese lugar, era hora de ocuparme de otros asuntos. Tenía que encontrar la forma de contactar con Paolo, si bien se había marchado, al menos me gustaría saber los motivos. Por otro lado, seguía con la curiosidad de Alexandra y Ares, pero sobretodo… Mi mente estaba puesta en Sophia y ese poder enorme que podía sentir en su interior…
Fye
Fye
Dios/a
Dios/a

Reino : Templo de la Corona

Ataques :

A la orilla de la playa 2wcdtgiAD - Eye of Truth (1250)
A la orilla de la playa A1jtxf A la orilla de la playa 2wcdtgi AM - Spiral Dimension (1750)


Defensa :

A la orilla de la playa 335eipl Maker of Eden

Cantidad de envíos : 188

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Helena Jue Mayo 03, 2012 2:54 pm

Helena escuchó con atención lo que dijo su amo una vez que éste estuvo frente a ella. La verdad era que le parecía muy raro que ese hombre le hablase con tantos halagos cuando antes las cosa había sido diferente. No podía negar la joven que le gustaba el nuevo trato que estaba recibiendo por parte del hombre que amaba, pero tenía que admitir que le causaba cierta preocupación que de pronto viendo la situación el de pronto estuviera poniendo espectativas demasiado altas sobre ella. Es que con cada palabra que escuchaba salir de la boca de su interlocutor la amazona se daba cuenta de que quizá algo de eso que pensaba era realmente cierto. Aunque lo que escuchaba podía hacerla sentir feliz, la verdad para la portadora de la amazona de Júpiter era que preocupación por su deber ahora no había hecho mucho mayor que antes.

-Sí... La verdad me pone triste que mis compañeros nos hayan abandonado, más que nada porque le han faltado a usted. No lo pensé jamás de ninguno... Menos de Alexandra, ella... BUeno ya no importa. Yo la verdad me siento mal porque le han causado un gran pesar a usted.- Helena movió su mano derecha con claras intenciones de dirigirla hacia su amo pero se detuvo en el último momento, pues había olvidado que su amado ángel del cielo era ahora una deidad que quizá no iba a ver bien ese accionar.

-No creo que sea diferente. En realidad me siento peor que ellos dos.- DIjo Helena mientras se tomaba la mano con la izquierda y miraba hacia el cielo... -Incluso yo pensé que usted quería deshacerse de mí porque no le daba confianza mi forma de ser... Lamento mucho eso. Creo que no soy digna de verlo a los ojos.- La amazona dijo esto y suspiró algo preocupada, pues sabía que cosas como esas no eran algo lindo de escuchar para una deidad, pero su amor desmedido hacia Fye la hacía ser má sincera de lo que hubiera sido incluso con su padre.

La chica del arco se quedó en silencio escuchando lo que decía su amo. Estaba segura de que la misión que le iba a mandar iba a ser más complicada que la anterior, pero dado el caso de que ella era una guerrera dispuesta a todo por su amo no pensó por ningún momento que algo como eso le pudiera molestar. Si el quería mandarla a hacer algo muy difícil ella lo iba a cumplir.

-Pero qué...? Cielos está tan cerca... ¿Cómo puedo deshacerme de este sintiemiento que me pone de esta manera? Padre jamás me enseñaste cómo hacer algo así...- Helena sintió que su corazón latía con más fuerza que nunca por lo que estaba presenciando. Su amo aquel hombre por el que ella suspiraba todas las noches se había acercado demasiado a ella haciendo que su evidente rubor no fuese ocultado ante sus ojos. Lo tenía tan cerca que tuvo la tentación de hacer lo mismo que en el senados, pues ahora sólo estaba a milímetros de sus labios; sin embargo el nerviosismo que tenía y la parálisis de su cuerpo al ver los ojos de ese ser caer directamente sobre su mirada, no hicieron más que detenerla y hacerla entrar en razón.

-Lo haré mi señor. Actuaré tal y como usted me lo ha ordenado. NO se va a decepcionar de mí. Seré la guerrera que lo pondrá más orgulloso que nadie. . -dijo la mujer mientras cerraba sus ojos por unos segundos sintiendo aquel beso por parte de su superior en el dorso de su mano. Luego de esa muestra de cariño, el hombre que estaba hablando con ella chasqueó los dedos, llamó a su ninfa y se fue con ella.

-Tonta Judith- Dijo la mujer en voz baja mientras se llevaba la mano derecha lentamente a los labios y los tocaba con algo de lentitud por unos segundos. Pensó en todos los problemas que pudo haber tenido de haberse dejado llevar aquellos sentimientos humanos y luego de unos minutos reaccionó recordando la nueva misión que tenía que cumplir. Un cosmos bastante familiar hizo que la chica se alterase un poco. Al parecer Paolo no se había marchado, sólo estaba en un estado de abstracción que su amo y ella mal interpretaron y que Helena esperaba por el bien del hombre de cabellos pardos fuera resuelto de manera prudente.

-Otra vez debo ir a la villa esa. Debí haber nacido allá, ya que sólo paso en ese lugar.- Helena respiró profundamente y siguió diciendo- Ahora que lo pienso... Ya debería dejar de perder mi tiempo en este sitio.- Una vez dicho esto la amazona de Júpiter caminó sobre la arena del mar y se acercó a su caballo.

-Bueno caballito es hora de que regresemos por donde hemos venido. No es mi culpa espero lo tengas en consideración. Así que marcha con tranquilidad y no se te ocurrar tirarme al suelo otra vez.- Helena se subió a su caballo y otra vez emprendió la marcha hacia la villa Valis Mellitus.

Narración/ Helena/ Pensamientos de Helena
Helena
Helena
Amazona de Abel
Amazona de Abel

Reino : Templo de la Corona

Ataques :

A la orilla de la playa Vrt5a9AD - Tornado de super nova (2050)
AD - Séquito de Abel (2450*)
A la orilla de la playa 2af71yAM - Ejército espectral (2350)


Defensa :

A la orilla de la playa 2af71y Luz de Aparición Post Mortem

Cantidad de envíos : 311

Volver arriba Ir abajo

A la orilla de la playa Empty Re: A la orilla de la playa

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.