Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


Entrada al Templo de las Desgracias Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
Entrada al Templo de las Desgracias EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

Entrada al Templo de las Desgracias

2 participantes

Ir abajo

Entrada al Templo de las Desgracias Empty Entrada al Templo de las Desgracias

Mensaje por Lady Vie Abr 29, 2011 8:30 am

El viento ardiente comenzaba a rodear por fin al Olimpo, el polvillo de alrededor volaba por los aires desapareciendo a la vista de cualquier persona. El cielo se tornaba rojizo y las nubes grises lo cubrían en parte haciendo un ambiente agradable al gusto de cualquier Berseker como lo era yo. Por fin estaba llegando, por fin estaba casi en mi territorio, mi hogar que hacía muchos años, más bien siglo que no visitaba, las ansias por volver a ver aquel templo elegante y a la vez temido por muchos... pero que al fin de cuentas siempre fue mi hogar y el de mis compañeros. Que por cierto en mi caso no confiaba en ninguno de ellos, hacía las cosas por mi cuenta, ni siquiera en mi propio dios podía confiar, el reino de Ares era muy particular y totalmente distinto al de Athena.

Las alar rojas de la armadura de Tafariel se desplegaban y movían con ayuda del viento creado por mi propio cosmos, unos destellos rojos me rodeaban y seguían al compás del movimiento de las mismas ráfagas de viento. Ahí estaba por fin, debajo de mí, a lo lejos podía distinguirse el gran templo de las desgracias, el cual a simple vista parecía estar vacío todavía. Y si era así, mejor para mí, pues no me gustaba tratar con seres de carácter como un Berseker pues siempre, no se por qué motivo pero despertaban la furia o el carácter de la personalidad Berseker que había en mí y me volvía muy violenta, no me gutaba actuar de esa manera hacia los de mi propio ejército, por eso es que prefería no socializar con ellos.

Decidí decender rápidamente en picada y pronto disminuí mi cosmos por lo que comencé a caer, me di la vuelta y logré llegar de pie al suelo, frente a las escaleras que llevaban al templo de las desgracias, por fin y luego de tantos años me encontraba allí. Aunque en realidad no sabía muy bien qué era lo que estaba haciendo en ese lugar pues no había nadie y Ares no había llegado ni siquiera al Olimpo todavía.


-Por fin estoy aquí... que belleza, hacía tiempo que no veía este lugar...- Me decía a mí misma en voz alta pues nadie más se encontraba allí. -Bienvenida... Tafariel, este sitio te pertenece... hahaha- decía sola con el mismo tono de voz como si estuviera hablando con alguien más. En realidad mi personalidad era así, era algo demente y muchas veces hablaba sola como si hubiera en mí otra personalidad, de hecho la había, pero estaba casi dormida en mi interior, pues la personalidad malvada, el carácter de Berseker era el que se había apoderado de mi mente y cuerpo.

-Si no os molesta... voy a pasar...- dije por último inclinando un poco mi cabeza hacia arriba y al frente viendo hacia la entrada del templo que se encontraba al final de las escaleras. Entonces di un paso sigilosamente y luego otro, así sucesivamente para poder subir por las escaleras y llegar hasta el templo de las desgracias de una vez por todas. Adentrándome por la enorme entrada entre las columnas y los altos muros de piedra.
Lady
Lady
Berseker de Ares
Berseker de Ares

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Entrada al Templo de las Desgracias 34g3dckAD - Violent Twister (2100)
Entrada al Templo de las Desgracias 34g3dckAD - Burning Winds (2200)
Entrada al Templo de las Desgracias 34g3dckAD - Icy Winds of Destruction (2400)


Defensa :

Entrada al Templo de las Desgracias 34g3dck Escudo de Viento

Cantidad de envíos : 196

Volver arriba Ir abajo

Entrada al Templo de las Desgracias Empty Re: Entrada al Templo de las Desgracias

Mensaje por Khrysis Sáb Jun 04, 2011 7:07 pm

Después de haber tenido que lidiar con las fastidiosas palabras de Latrivan, el muchacho de cabellos rojos sólo pensaba en descansar. Había sido un día fastidioso para él, comenzando por el hecho de haber tenido que cambiar la sangre de ese cuerpo mortal con el mismísimo fuego del Templo de Ares. Pero ya no había vuelta atrás, al menos ya no tenía que preocuparse del asunto del veneno. Cuando terminara de reponer fuerzas iba a volver a Egipto para cazar a aquella zorra que lo dejó en tan malas condiciones. Esta vez sería una pelea justa, ya que había despertado completamente como un Berseker. La Espectro iba a sufrir por haberlo contaminado con su sangre impura.

Mientras caminaba hacia el Templo de las Desgracias notaba que el fuego que él mismo había encendido hace tantos millones de años seguía intacto, como si esperara su regreso. Recordaba que había sido él quien destruyó las hermosas áreas verdes del Olimpo y las convirtió en ese infierno llameante. Una bienvenida más cálida no podía pedir. El cielo rojizo y las nubes grises, Apocalypse los contempló por un momento antes de terminar de subir las escaleras. Había otro cosmos cerca, pero no le prestó atención. No era su estilo meterse en los asuntos de los demás. Prefería centrarse en su propia persona.

Entró al Templo y una sensación familiar lo embaucó. Suponía que todavía no había olvidado aquel lugar después de tanto tiempo, incluso visitándolo con un cuerpo diferente. En el camino se encontró con algunas Ninfas, aquellas que aparecían cuando el Berseker más lujurioso pisaba el Templo, danzando a su alrededor y alegres de que aquel demonio retornara. Que lo recordaran después de todo ese tiempo no le sorprendía en lo absoluto.

Dos de esas Ninfas se afianzaron de los brazos del Berseker, una de cada lado, conduciéndolo hacia el interior del Templo. Esperaría a que la Amante de los Condenados se apareciera. Ese era el cosmos que había estado sintiendo de camino el Templo de las Desgracias. Quizá aquella Berseker complacería sus deseos, pero se iba a entretener con esas sirvientas mientras aguardaba su llegada.
Khrysis
Khrysis

Cantidad de envíos : 75

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.