Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


 Arena Vero y Priscos Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
 Arena Vero y Priscos EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
 Arena Vero y Priscos EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
 Arena Vero y Priscos EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
 Arena Vero y Priscos EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
 Arena Vero y Priscos EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
 Arena Vero y Priscos EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
 Arena Vero y Priscos EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
 Arena Vero y Priscos EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

Arena Vero y Priscos

Ir abajo

 Arena Vero y Priscos Empty Arena Vero y Priscos

Mensaje por Invitado Sáb Jul 23, 2011 8:25 pm

Ocurrió el verano del año 80 d.C.. Era el primero de los cien días que iban a durar los grandes juego por motivo de la inauguración del Coliseo. El emperador Tito se jugaba mucho pues su popularidad pasaba por uno de sus momentos más bajos. Desde que subió al poder tras la muerte de su padre, el emperador Vespasiano , varias desdichas habían caído sobre Roma. Primero, dos ciudades llamadas Pompeya y Herculano habían desaparecido al explotar una montaña, hecho desconocido hasta a fecha. Luego la peste azotó a la ciudad de Roma y para rematarlo, un descomunal incendio destruye gran parte de la ciudad.



Tito quería que aquellos juegos, que inaugurarían el mayor anfiteatro del mundo, fueran un bálsamo para su sufrido pueblo y por ello fueron invitadas todas las familias Romanas (aunque luego se separaban pues las mujeres se situaban en la zona más alta de las gradas). La primera sesión, la de la mañana, consistía en unespectáculo con bestias y por ello en mitad de la arena habían reunido cientos de prisioneros semidesnudos y asustados. Abrieron las puertas para que salieran las fieras y el asunto no empezó demasiado bien. No se sabe si los animales, por culpa de la algarabía, estaban más asustados que los reos o que estaban tan maltratados que apenas sabían por donde andaban, el caso es que ninguna de ellas reaccionó como se esperaba y tuvieron que devolver a la mayoría de los presos a sus celdas. El emperador ordenó que sacaran a la arena al bestiario encargado de aquellas fieras y allí mismo fue ejecutado bajo la espada de un legionario.

-Con lo mucho que me gustan las muertes-

Tito veía que no espantaba su mala suerte y que el pueblo estaba cada vez más encolerizado, así que decidió echar el resto. Mandó que en la sesión de la tarde se organizara una gran pelea entre gladiadores poniendo a luchar, al mismo tiempo, a más de cien de ellos sobre la arena. El ambiente se fue caldeando y la sangre comenzó a correr en abundancia. La gente cada vez quería más y eran ellos quienes decidían quien moría y quien vivía, pues Tito se plegó a sus deseos. Aquella tarde murieron un gran número de gladiadores, muchos más de los habituales, pues lo normal es que los combates no fueran a muerte (los gladiadores eran muy caros) pero Tito quería conquistar a su gente y lo estaba consiguiendo.



Después del baño de sangre, el emperador aún guardaba una sorpresa. Había separado a los dos mejores gladiadores del momento para que se enfrentaran en una gran pelea final.



Eran dos antiguos esclavos que habían hecho gladiadores. Uno era Vero de Moesia y el otro un Celta llamado Prisco.



Dos grandes amigos que no sabían que se iban a enfrentar hasta que se vieron cara a cara en la arena. Al principio se asombraron al verse, pero como grandes profesionales en lo suyo, comenzaron a batirse como si la vida le fuera en ello y es que le iba, pues el emperador quería que este combate también fuera a muerte.

El combate se alargaba y ninguno de los dos contendientes daba su brazo a torcer. Tanto es así, que el público comenzó a pedir que se diera la lucha por empatada. Tito no sólo no hizo caso a esa petición sino que endureció el modo de pelear. El poeta Marcial , testigo de excepción del espectáculo lo cuenta así:




“Prolongando el combate Prisco, prolongándolo Vero y estando igualado el valor de ambos durante mucho tiempo, se pidió reiteradamente y a grandes voces que se licenciase a los dos combatientes; pero el César mismo se atuvo a su propia norma: la norma era luchar, dejando los escudos, hasta que uno de ellos levantase el dedo. Sólo hizo lo permitido: les dio varias veces fuentes de alimentos y regalos.”

Siguieron luchando sin escudos y hasta sin espadas cuando estas se rompieron pasando a pelear con los puños, pero ninguno vencía ni ninguno se rendía hasta que, casi al anochecer…



“Sin embargo se llegó al fin de un combate igualado: lucharon iguales, se rindieron a la par. El César envió a uno y a otro el bastón de la licencia y a uno y otro las palmas de la victoria. Tal fue el premio de su valor denodado. Un hecho semejante no se había visto sino en tu reinado, oh César: que luchando dos, quedaron vencedores ambos.”



Ambos fueron liberados de su condición de esclavos, su pelea se convirtió en la más famosa del mundo romano y ellos, desde entonces, fueron considerados los mejores gladiadores que jamas hubo en Roma. También Tito logró su objetivo pues finalmente es recordado como uno de los emperadores más populares del imperio Romano.

-ese dia hasta yo aplaudi al emperador-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.