Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


Habitación del Emperador Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
Habitación del Emperador EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
Habitación del Emperador EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
Habitación del Emperador EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
Habitación del Emperador EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
Habitación del Emperador EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
Habitación del Emperador EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
Habitación del Emperador EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
Habitación del Emperador EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

Habitación del Emperador

2 participantes

Ir abajo

Habitación del Emperador Empty Habitación del Emperador

Mensaje por Ambrose Sáb Ago 20, 2011 4:18 pm

Subí por las escaleras en forma de caracol que comunicaban el nivel bajo con las recámaras imperiales, parecía una niña subiendo las escalinatas por momentos de dos en dos, en otros corriendo dejando que mis manos sintiera lo áspero y sucio de las paredes, cerrando mis ojos, recordando los juegos tontos que de niña hacía con el primogénito del Emperador: Octavius.

Sus largos pasillos, el polvo acumulado, las armas en las paredes y tantas cosas tan típicas de la decoración de Palacio parecía como si el tiempo no hubiese pasado por aquellos corredores que tanto recorrí tomada de la mano del hijo mayor del Emperador.

Las puertas de las habitaciones por donde pasaba cerradas, ocultando lo que en su interior atesoraban, seguí caminando ensuciando más mis manos al tocar todo lo que tenía cerca, aún con los ojos cerrados seguía avanzando, conocía el lugar perfectamente las tantas veces que mi padre me había traído a palacio, las tantas veces que venía a jugar aquí habían creado un perfecto mapa mental del lugar y sabía a donde me dirigía, era el lugar favorito para escondernos, cuando Octavius y yo jugábamos a las escondidas: La habitación del Emperador.

Había llegado, sus grandes puertas se conservaban intactas, imponentes y fuertes las toqué así con las palmas de mis manos sucias y negras, empujé de ellas y con facilidad se abrieron dejando ver aquella habitación llena de telarañas y polvo, el aire de la habitación se respiraba húmero y mohoso, me introduje en ella, mis pasos dejaban huella tras de mí, todo seguía igual a como la última vez que la había visto, caminé hacia la cama y me tiré en ella, el polvo seguía manifestándose en todas sus formas y al caer sobre aquel lecho se levantó una gran nube que nubló todo a mi alrededor, cerré mis ojos evitando que todas esas partículas entraran en ellos, esperé un momento ahí tendida, mi cuerpo estaba cubierto por una tenue capa de suciedad, abrí mis ojos y ahí estaba mirándome, lamiendo sus labios con aquella repugnante lengua negra, sus cabellos blancos caían sobre mí, con sus piernas y brazos a mis costados, apresándome con su cuerpo, permanecimos así un buen largo tiempo hasta que ella con su “dulce” voz dijo: - Ambrose… Ambrose… tanto tiempo, no? No respondí a eso, continué mirándola mientras ella replicaba a nueva cuenta: - Recuerdas a Helena? …… Recuerdas a tu Madre?
No sabía si escupirle o qué diablos, a qué venía ahora esas preguntas tan absurdas, continué mirándola esperando que otra cosa salía de su boca y no se hizo esperar, sin demoras esbozó: - Sé que lo hiciste… traviesa Pasándome sus uñas negras por mi mejilla izquierda, sentía sus suaves rasguños en mi piel, no dejaba de mirarla, mis ojos fijos en los suyos que no mostraban nada, solo una mirada perdida, oculta o tal vez vacía. Volvió a replicar: - Sé lo que hiciste mi pequeña Ambrose y por un momento pude vislumbrar un pequeño brillo en sus ojos mientras ella dejaba sus dedos sobre mis labios, nuestros ojos no perdían de vista la una a la otra y de manera conjunta ambas sonreímos de igual manera, yo confirmándole lo que sus palabras en un mensaje oculto trataban de decirme y ella confirmándome que ya lo sabía.

Me giré quedando acostada de un lado, sin problemas aparecía ella de nuevo ahora tomando mi misma pose: mis manos juntas sobre la almohada y sobre ellas mi cabeza recostada. Sus labios ahora eran negros y tenía aquella mirada de desquiciada, sonreía como si ella supiera algo que yo no, mi rostro se endureció y con rapidez llevé mi mano izquierda a su cuello haciendo que su cabeza se levantará un poco, exhibiendo así su barbilla y le dije: - No estoy para tus juego Anfitrite. Ella reía mostrándome sus dientes y con voz de mujer indefensa murmuraba: - Vuelve a casa… Vuelve a casa Ambrose… Vuelve!!!!… El último “vuelve” lo dijo en otro tono, era demandante como si se tratara de una imposición, sin esperar desapareció instantáneamente de ahí. Permanecí quieta rememorando los viejos tiempos, ya asqueada de mi condición me levanté, quedándome sentada en el borde de la cama dije: - Eres verdaderamente patética Ambrose… ni que hubieras amado aquellos viejos y lejanos tiempos. Me puse de pie y fui hacia los estantes que estaban a unos metros de la cama, los abrí y tomé dos pequeños cuchillos forjados en plata con las insignias del Emperador, las escondí dentro de mi vestido mientras susurraba: - Me pueden venir bien… podrían serme de utilidad en su momento.

Me alejé del estante y recorrí el cuarto por una última vez, eché un vistazo a una caja de buen tamaño que se encontraba sobre un asiento que estaba en una de las esquinas de la habitación, fui hasta allá, la abrí y que sorpresa, un vestido lo saqué, lo sacudí y repliqué: - En tu tiempo debiste ser blanco… HAHAHAHAHHAHAHAHAHAHAHAHAHHAHA Lo levanté para verlo mejor, no estaba tan mal solo un poco avejentado por la exposición al polvo, me quité el mío y me puse el recién vestido y salí de los aposentos del Emperador.

Ambrose
Ambrose
Dios/a
Dios/a

Reino : Atlántida

Ataques :

Habitación del Emperador 29wsihdAD - Anunciación Marina (2400)
Habitación del Emperador 335eiplAM - Réquiem de Rosas Rojas Imperiales (2900)
Habitación del Emperador 21m5578Habitación del Emperador 10z61isAF - Llamado de las Estaciones (3600)


Defensa :

Habitación del Emperador A1jtxf Puertas de la Atlántida

Cantidad de envíos : 173

Volver arriba Ir abajo

Habitación del Emperador Empty Re: Habitación del Emperador

Mensaje por Solomon Mar Nov 01, 2011 9:17 pm




Un nuevo y flamante día. La luz solar ingresaba sin problemas al interior de la habitación del ahora electo emperador. Un delicado viento frio pasaba derribando en el camino un precioso jarron hasta finalmente llegar a rozar el pecho desnudo de un hombre apenas ocultando su desnudez por una delicada sabana de seda blanca.

Aquel cambio inperceptible de temperatura en la superficie de su piel fue más que suficiente para sacarlo de su estado de sueño; alzaba medio cuerpo éstrepitosamente mientras dejaba caer por inercia la aun abundantes gotas de sudor sobre su cama. Yacía enpapado en liquido transparente y salino. Su respiración agitada daba a relucir su mal sueño. Sin embargo, para él todo había sido tan vivido. Sus bronceados musculos se remecian por un escalofrio que venía del punto de medio de su espina.

La mate...la mate...la asesine.

Repeti y volvía a repetir lo que a duras penas comprendia. Su deseo por aquella era menos que nada, pero el temor de saber que Poseidon comenzaba a tomar control sobre su voluntad era realmente persistente. Había pensado que con sacar del paso a la parte humana de su corazón sería suficiente para llevar al eterno sueño al dios que de porsi sabía que llevaba como destino dominarle, pero ahora...

La imagen de la rosa de cristal que Anfitrite se había llevado el día anterior a un desconocido reino le turbaban la mente. ¿Acaso aquello era la fuente de su inexplicable acción, o sólo había sido una pesadilla?

No...los muertos en vida ya no sueñan.

Aclaro para sí recuperando casi instantaneamente la frialdad de siempre. Su corazón parecía haber sido ablandado por tan sólo un leve instante, pero obviamente aquello era un total error, algo que por causas naturales no debía ocurrir. Ahora quedaba todo claro para él. Anfitrite volvia hacer de las suyas, aquella basura divina no se iria asi nomas de su vida, buscaria su venganza comenzando por el resquicio de alma que conservaba en aquella flor de cristal.

Sin embargo...aquello no debía preocuparle, al menos en ese momento su deber era recuperar la Roma que por ideal llevaba en la cabeza. Además, gracias a aquel frenesi de sangre había recuperado la tonalidad y el vigor de la edad que le correspondía, el dolor de su pecho había desaparecido completamente y aunque la careta de hierro permanecia sellando sus ojos comprendia que aquellos ya habrían recuperado totalmente su poder.

En conclusión, se sentía mejor que nunca, una eficiente maquina a un muy bajo costo...una vida humana que tal vez debía ser eliminada a fin de cuentas.

Es cierto...los debiles no sirven para el futuro que requiero. Dejemosle al destino el alma de esa mujer. Todo sea por la causa que me ha llevado a esta vida. No retrocere por nada.

Levantado su cuerpo desnudo tomaba los ropajes que sus sirvientes de seguro habían dejado la noche anterior, poco antes de su salida nocturna. Abriendo la puerta se dirigia a los baños para luego enlistarse para verificar que todo este yendo según lo planeado.

Solomon
Solomon
Dios/a
Dios/a

Reino : Atlantida

Ataques :

Habitación del Emperador 21m5578Habitación del Emperador 34g3dck AD - Anillo Azul de Neptuno (5400)*
Habitación del Emperador 2wcdtgi AD - Atracción del rey de las sirenas (5500)*
Habitación del Emperador 2wcdtgi AM - Ojos Divinos de Oro (5900)*
Habitación del Emperador 335eiplHabitación del Emperador 2qlsew7 AF - Cadenas al Cielo (6600)*


Defensa :

Habitación del Emperador 2qlsew7 Muro Divino Mitológico
Habitación del Emperador 2qlsew7 DE - Sagrado Manto del Alma

Cantidad de envíos : 296

Volver arriba Ir abajo

Habitación del Emperador Empty Re: Habitación del Emperador

Mensaje por Solomon Miér Dic 14, 2011 3:36 pm

Pensamientos
Dialogo

---------------------------------------


Los muertos no duermen, menos sueñan.

Un fuerte sonido le despertaba aquella mañana. De inmediato levantaba medio cuerpo en clara señal de peligro, pero algo iba mal.

...

Su torax apenas erguido caia a la cama cómo un costal de papas, sus brazos habían cedido dejandole caer. Un dolor de cuerpo aparecía repentinamente, una agitación breve que cerraba sus fosas con brusquedad para luego dejarle en un absoluto estado de pasividad. Cómo si siguiera soñando, lo cual era imposible, al menos para él.

En arrullo clasico de las aves cantores del jardín de palacio le ´revelaban el hecho que yacia en su cuarto. ¿Pero cómo era posible? La verdad no tenía idea, su memoria permanecia aun con lagunas dejando un dolor punzante a medida que intentaba recordar.

Lo último fue en...

Exhaltado volvia a erguir el medio cuerpo sólo para regresar a su mismo estado cómo la primera vez. Su cuerpo yacia desnudo y aparentemente limpio de cosas tales cómo el lodo y la sangre que le llegaba a la cintura la noche anterior ¿Pero cómo? ¿Quien?

Sus brazos lentamente adquirian la suficiente fuerza para salir de su estado de entumecimiento, al parecer no era fuerza motriz lo que le había estado faltando sino energía en forma de calor. Pronto sus dedos llegaban al borde del catre. Agarrandose con fuerza se erguia una vez más. Todo parecía ir con naturalidad, sólo algo iba mal aparte de lo de la noche anterior.

Que es esto...



Algo tocaba con su izquiera; era tela muy fina con cuatro aristas bien definidas, parecía ser un lienzo. La luz ingresaba misteriosamente sin que se diera cuenta hasta iluminar levemente el cuadro. Pronto una clarividencia de lo sucedido el día anterior aparecia en su mente.

**Bajo aquel ocaso magestuoso la figura de un hombre se disparaba de cuarto en cuarto buscando algo. No se comportaba cómo hijo de Roma, sino cómo hijo de bestia, oculto entre las sombras nadie le reconocia o siquiera sentia. Más muerto que vivo, un espectro o berserker sin conciencia de serlo. Así éste llego a la fuente del olor, cogia un cuadro y lo raptaba para sí, una joya invaluable y desconocida.**

Ahora lo recordaba ¿Pero porque este pasaje de su vida no yacia en lo poco que recordaba? Algo extraño sucedia, inclusive cada letra escrita yacía incrustada en él, tal cómo la maldición de Anfitrite...

**Carta de Sophia a Solomon**

**Querido Solomon,

Has ido a los desiertos de Egipto, los montes de Armenia, A los bosques de Galea y has visto las luces de Hispania. Podrás estar de acuerdo conmigo que el pueblo Romano no se parece en nada, no llevamos las mismas ropas, ni cantamos los mismos himnos ni adoramos a los mismos dioses… pero así como el infinito mar está lleno de distintos peces, nosotros somos la unidad que se llama Roma. Nuestra familia es el agua que mantiene todo aquello unido.

Mira alrededor y a ti mismo, y contempla la grandeza de Roma siempre, primo. Hace 100 años, cuando nuestros antepasados conquistaron Galea, ellos eran nuestros peores enemigos. Ahora, en todo el mundo tan sólo hay dos fronteras que nos son enemigos, al Norte, aquellos que se llaman Bárbaros, y al Este, el gran peligro que es Persia. Pero esas no son las fronteras que Roma desea, ¿Acaso necesitamos esas fronteras? No, Roma necesita fronteras humanas, hemos luchado por tantos siglos y hemos visto tantas muertes que ha llegado el momento de que al igual que ese cuadro, encontremos nuestra paz.

He caminado por las calles de Roma y he visto lo que sucede con los latinos, con los extranjeros, los villanos y todo aquel que no sea propiamente un ciudadano. Sobre sus hombros se erige Roma y aun así los tratamos tan bajamente como a un esclavo. Las guerras que han teñido de sangre nuestros suelos, empecinadas por víboras y confabuladas por el senado han hecho que los huesos de nuestros padres tiemblen en sus tumbas. Digo, que esa época ya ha terminado.

Es el final del camino de la lucha y aquí a nuestro alcance tenemos la época dorada de Roma… los siglos dorados de la paz. Una autentica paz Romana. Sea donde sea que vivamos y sea el que sea el color de nuestra piel, ella nos traerá a todos, a TODOS, el supremo derecho de la ciudadanía Romana. Ya no más provincias, ni colonias, sólo Roma… Roma para todos. Una familia plena de igualdad… ese es el futuro y está en manos tuyas.

En el día de tu cumpleaños, te encargo ese sueño por el cual han luchado nuestros padres.

Sophia Juliai.**


Su rostro yacía helado, tal cómo el metal, duro e inflexible ante lo que claramente era expresado por medio de letras ficticias en su mente. Ese era el sueño de Sophia y porque no decirlo, el de Solomon también. Alguna vez esa maquina tuvo sueños y deseos, los cuales sólo quedaron en eso. Cosas imposibles de obtener para un humano. Paz y Armonia no podrian ser logradas con buenos deseos, sin importar cuan altruistas sean. Ni los dioses, ni los hombres lo permitirian.

El emperador apretaba con fuerza el marco tallado en madera para finalmente lanzarlo contra la pared a su espalda. El sonido del impacto no resultaba impresionante, lo que si fue el hecho que el cuadro no parecía haberse roto. Ningun crujido. Solomon avanzo a gachas sobre su cama para encontrar el lienzo con suma facilidad. Era cierto, yacia intacto.

Con suma frialdad reincorporaba para sí lo que su boca se había atrevido a expresar la noche anterior.

Athena.

Aquella fragancia dramaticamente opuesta a la los Berserkers. Pero no entendia el porque de tal destino. Su misión de matar a Ares había resultado un rotundo fracaso, pero si sólo hubiera examinado mejor las opciones, el fin de otro dios yacia en sus manos. Athena habría muerto.

Es que mi alma no es suficiente Moros, dios del destino. De entre todos los que Solomon en vida conocio es a ella a quien intento protejer de su deseo por Roma y ahora esto...

Se levantaba enfadado de su ineptitud, de su falta hacía Roma, del incesante deseo de no haber querido saber la identidad de la reencarnación de Athenea. Dos cosas muy opuestas parecían luchar en su interior, capaz su amor por a quien había deseado protejer desde hacía años habría podido más que Roma si el alma de Solomon estuviera completa. Pero el deseo de Archer, el de esta maquina podía y haría más.

Ni Poseidon, ni Solomon. Yo no soy nada y por ende no guardo ataduras a mi consigna. Sophia, esa niña...dijo que deseaba paz para todos. Pues así será a costa de lo que sea necesario...

Pero sus palabras eran interrumpidas por una criada de cabello rojizo que espantada por el golpe suscitado poco antes había subido los peldaños que la separaban de la recamara imperial lo más pronto posible. Sin permitirse cohibirse por la desnudez de su señor sólo pregunto si se hallaba bien a lo que Solomon indiferente respondia que si y que se disponia en breve a salir a las duchas para alistarse para salir.

Solomon
Solomon
Dios/a
Dios/a

Reino : Atlantida

Ataques :

Habitación del Emperador 21m5578Habitación del Emperador 34g3dck AD - Anillo Azul de Neptuno (5400)*
Habitación del Emperador 2wcdtgi AD - Atracción del rey de las sirenas (5500)*
Habitación del Emperador 2wcdtgi AM - Ojos Divinos de Oro (5900)*
Habitación del Emperador 335eiplHabitación del Emperador 2qlsew7 AF - Cadenas al Cielo (6600)*


Defensa :

Habitación del Emperador 2qlsew7 Muro Divino Mitológico
Habitación del Emperador 2qlsew7 DE - Sagrado Manto del Alma

Cantidad de envíos : 296

Volver arriba Ir abajo

Habitación del Emperador Empty Re: Habitación del Emperador

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.