Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


Camino a casa.  Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
Camino a casa.  EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
Camino a casa.  EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
Camino a casa.  EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
Camino a casa.  EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
Camino a casa.  EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
Camino a casa.  EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
Camino a casa.  EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
Camino a casa.  EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

Camino a casa.

4 participantes

Ir abajo

Camino a casa.  Empty Camino a casa.

Mensaje por Vergilius Jue Jul 29, 2010 10:47 pm

El silencio inundaba por completo las frías y oscuras localidades de los bosques que correspondían a una más de las tantas expansiones de tierra que pertenecían al glorioso Imperio Romano. Bastantes corrientes de aire helado movían los árboles que llenaban por doquier al extenso terreno que se conocía como el bosque más grande de toda Roma. Era un suicidio adentrarse a él sin conocer sus riesgos y por ende no tomar las precauciones pertinentes, pero era también una ruta confiable y necesaria para atravesar si se quería llegar a tierras bárbaras. O por el contrario, para llegar a la ciudad capital del Imperio si se provenía del norte.

Y ese era el caso de aquella enorme legión de soldados que marchaban a la par por el traicionero terreno gélido, arriesgando sus vidas por la causa en que creían y especialmente, para salvaguardar la protección física de sus superiores. Aunque hace tan sólo unas horas, su objetivo era uno totalmente diferente, y el cuál por cierto habían cumplido con gran porcentaje de éxito. Las tierras del norte ya eran una articulación más del glorioso Imperio y por ende, el sueño de que el mundo fuera Roma estaba aún más cerca.

Pero antes de emprender una nueva conquista hacía terrenos desconocidos, era de urgente necesidad el retornar a la base central del reino y comunicar las buenas nuevas a todos los que se considerasen, lo quisieran o no, parte del Imperio. La relevancia de tal acontecimiento, no era únicamente el informar que por fin habían podido someter a uno de los pueblos que más complicaciones les podían haber presentado a los hablantes del latín. Sino que también, el declarar a todos los gloriosos vientos del palacio del César, que toda la nación había ganado más que un simple pedazo de tierra helada llena de potenciales esclavos. Que todos podían sentirse aliviados y orgullosos de que una tragedia, ahora se transformaba en un cuento épico.

El solemne y prestigioso guerrero y general romano, se encontraba vivo y con los suyos una vez más. No había fallecido como se comunicó en un principio y el tiempo quiso hacer creer a todos. Había sobrevivido, a pesar de todas las dificultades que aquello pudiese haberle significado. Algo realmente extraordinario, que dejaba en claro que por algo era más que un simple hombre. Era la representación máxima del espíritu que todo romano debería tener siempre en mente y corazón. El valor, la superación, el enfrentar y superar los problemas sin importar la adversidad. Eso significaba ser un verdadero romano, y era él quién mejor lo podía representar.


Octavius..
– Declaró una voz baja, joven y seria. – Tenemos que hablar sobre qué fue lo que paso hace 13 años, y lo sabes. – Hizo una pausa, para ladear su rostro y observarle encima de su caballo blanco.

Aquel sujeto que le había hablado al desaparecido sucesor del Emperador, era nada más ni nada menos que el general de todo el ejército romano y además, el hermano menor del glorioso guerrero rescatado. Vergilius, quien cumpliendo su trabajo como superior al cargo, había derrotado a los bárbaros y de paso, dado con el paradero de su querido hermano. Que cabía mencionar, era su ex maestro.

No es mi intención incomodarte, pero que sólo hayas sobrevivido tú todo este tiempo es difícil de creer. Conozco muy bien tus capacidades, y puedes estar seguro que soy quién más te adora y siguió tus enseñanzas al pie de la letra.- Prosiguió en el mismo tono respetuoso, dando a entender que consideraba a su pariente como un superior.

Por lo mismo, por ser quién más lloró tu caída cuando pequeño y que oré por ti a nuestros antepasados cada noche desde que aquel incidente, necesito que calmes mis dudas con tu respuesta.
– Concluyó suspirando y volviendo la vista hacía su horizonte, con filas de pretorianos por todos lados rodeándole.

No te mentiré, hermano. Siempre tuve dudas de tu desaparición, las cuáles fueron aumentando mientras crecía y…
- Detuvo un momento sus palabras, dando paso a un silencio melancólico y tradicional de mal augurio.

Han pasado muchas cosas en Roma. Y creo que es mejor sepas lo que tanto dolor y desconcierto me ha traído, antes de que pasemos por el arco del triunfo.

Las palabras del joven guerrero denotaban que no eran buenas noticias, que no le apetecía en absoluto contar ni menos arruinar el momento de grato de poder compartir con el hombre que le había enseñado la mayoría de cosas que ahora dominaba. Pero por otro lado, su seriedad hacía entender que eran hechos que debía saber a cualquier costo. Aún si aquello significaba arruinar el camino a casa.
Vergilius
Vergilius
Dios/a
Dios/a

Reino : Inframundo

Ataques :

Camino a casa.  21m5578Camino a casa.  2af71y AD- Levantamiento de los Muertos (4750)
Camino a casa.  335eipl AM- Naturalezas Opuestas (5250)
Camino a casa.  2af71y AF- Putrefacción (5950)
Camino a casa.  10z61is AF- Canto del Demonio Satanás (6050)


Defensa :

Camino a casa.  2af71y Oscuridad Eterna

Cantidad de envíos : 278

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Octavius Vie Jul 30, 2010 2:33 pm

Vergilius… Murmuró el hermano mayor, mirando con los parpados entrecerrados a aquel sujeto tan diferente al chiquillo que había visto por ultima vez hacia ya 13 años, dado que la diferencia de edades y los cambios físicos así como los mentales eran realmente asombrosos: de un niño que jugaba a cabalgar y a practicar con una “espada” había salido todo un General de Generales, un Comandante neto cuya genialidad y maestría, así como frialdad y tácticas habían logrado no solo aniquilar y reducir a los bárbaros del norte, sino que también había conseguido la victoria en otros tantos terrenos en los cuales su hermano mayor había fracasado rotundamente. Por supuesto…eventualmente hablaremos de hace 13 años, pero eso será cuando surja la necesidad, no antes… Contestó Octavius, cerrando los ojos y sonriendo con calma mientras dirigía su rostro hacia el cielo y sentía la suave brisa agitando su cabello.

Trece años habían pasado desde que el primogénito del Emperador había sentido en cara el viento de su tierra natal, un viento que demostraba la majestuosidad de una nación cada vez más grande y próspera que se expandía y añadía a sus límites unos reinos pequeños nada autosuficientes…si, Roma se convertiría en el mundo y todos conocerían el verdadero significado de un Imperio indestructible e idílico…

Incomodarme? Inmediatamente el mayor escucho cada una de las palabras que pronunciaba Vergilius, esperando a que continuara después de un inesperado silencio que tan solo podía augurar una noticia nada agradable…Si tienes algo que contar…hazlo. No podemos retornar a nuestra patria con una cabeza gacha y con los ánimos por el suelo…recuerda que los hijos del Emperador y conquistadores de los reinos inferiores deben ir siempre con el honor intacto, con la frente en alto y el orgullo por delante. A nosotros no se nos permite andar doblados por la tristeza o por el dolor…eso es cosa de los esclavos o los imbéciles, sea lo que sea que tengas que decir, dilo ahora o calla para siempre…

Octavius se habia detenido para observar minuciosamente a Vergilius, esperando las palabras que parecian afligirlo en aquellos momentos...
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Camino a casa.  2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Camino a casa.  29wsihdAD - War Cry (3800)
Camino a casa.  2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Camino a casa.  A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Camino a casa.  2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Camino a casa.  29wsihd Boiling Blood
Camino a casa.  Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Vergilius Sáb Jul 31, 2010 12:09 am


Nuestra madre ha muerto.
-Comentó en tono serio mientras mantenía su mirada fija hacía adelante, para luego cerrar sus ojos y respirar profundamente.


O eso se supone, pero tengo sospechas al respecto … en fin, en su lugar padre ha puesto a una joven menor que tú, su nombre es Diva. No confíes en ella, sólo busca poder y todo el pueblo Romano la detesta.


Los minutos pasaban tranquilamente mientras que el viento del norte se hacía cada vez menor, dando por finalizado el tramo más helado del camino, y por ende, tan sólo quedaba la parte corta antes de llegar a Roma.


Respecto al senado, cuídate de todos ellos. La política Romana según me han informado va en decadencia, aunque me esperaré para verlo todo … con mis propios ojos.

-Sentenció indiferente, dando a entenderle de reojo a su hermano que todo ese asunto de los políticos y sus cuchicheos le eran lejanos.

Octavius … ya te perdí una vez, no pienso perderte otra, y menos en Roma. Prometo cuidar de ti con mi vida, y lo juro en memoria de nuestra madre.

- Pronunció seriamente, adoptando una posición más fría de lo usual, pero que al mismo tiempo era la más clara muestra de afecto por su igual en sangre.

La zona lucía bastante tranquila, aunque quizás era producto de la intimidante avanzada de los centuriones por todos lados. Era una armada tan grande, moderna y sincronizada, que parecían verdaderos ríos rojos caminando tras los descendientes del césar.

Vergilius
Vergilius
Dios/a
Dios/a

Reino : Inframundo

Ataques :

Camino a casa.  21m5578Camino a casa.  2af71y AD- Levantamiento de los Muertos (4750)
Camino a casa.  335eipl AM- Naturalezas Opuestas (5250)
Camino a casa.  2af71y AF- Putrefacción (5950)
Camino a casa.  10z61is AF- Canto del Demonio Satanás (6050)


Defensa :

Camino a casa.  2af71y Oscuridad Eterna

Cantidad de envíos : 278

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Octavius Sáb Jul 31, 2010 1:24 pm

...interesantes palabras contesto Octavius, mirando sonriente a su hermano menor despues de escuchar y analizar con cuidado cada una de las palabras que habia proferido... interesante, ciertamente interesante…

Una nueva esposa para el padre de ambos?...eso sumado a la muerte de su madre…tan solo daba a entender que habia algo mas detrás de todo el incidente, y lo mas probable era que esa tal “Diva” fuera la principal causa. Por otro lado, estaba la corrupción y la decadencia del senado, cosa que si era la mitad de lo serio a como lo planteaba Vergilius…pues, habria que tomar medidas serias apenas regresaran a Roma…si, era hora de llevar a aquella gran nacion por el camino correcto una vez mas, después de todo, ese era su deber como los sucesores al trono…

Je...perderme? Vergilius...quien deberia decir cosas como esas soy yo, soy el hermano mayor recuerdas? Si alguien aquí cuidara del otro, sere yo…después de todo, tengo que enmendar la falta por todos estos años…no te parece? dijo el mayor, poniendo su mano sobre el hombro de Vergilius mientras lo miraba con gran severidad y melancolia… ahora si, era el momento de demostrar el porque era considerado una leyenda en Roma...si habia fallado en tierras barbaras, ahora triunfaria donde se estaba perdiendo la batalla, era hora de hacer que la nacion volviera a su cauce justo y para eso tenia que recopilar toda la información posible

Hermano...que otras cosas puedes contarme? La minima información sobre cualquier cosa…sera bastante util
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Camino a casa.  2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Camino a casa.  29wsihdAD - War Cry (3800)
Camino a casa.  2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Camino a casa.  A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Camino a casa.  2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Camino a casa.  29wsihd Boiling Blood
Camino a casa.  Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Vergilius Sáb Jul 31, 2010 3:29 pm


No confíes en los Senadores, en Diva, ni en… nadie.

-Respondió en tono calmado, continuando con la marcha sobre el camino. En ese mismo momento el viento soplaba con fuera levantando los cabellos y capas de todos los allí presentes. Ya habían entrado a un campo más abierto.


El ser descendientes del César nos otorga privilegios y desventajas. Un privilegio sería el control total de Roma; en cambio una desventaja, que todos deseen nuestro puesto por algún motivo, razón o circunstancia. Y por ende, busquen nuestra muerte. Es algo con lo que he aprendido a convivir. Ahora te tocará a ti, una vez más, ser el sucesor al trono.

-Agregó serio, mientras abría los ojos para contemplar el lugar.

El paisaje ofrecía un entorno utópico. Muchos campos de césped; colinas que hacían del terreno algo irregular; flores por los costados y finalmente, un río que los acompañaba en el extremo izquierdo. Aquello último, era la señal de que Roma se encontraba cada vez más cerca. Y por ende, las cosas que ambos debían atender en la ciudad.


Todos estarán felices de verte.
– Comentó en tono más tranquilo, dando paso a una situación más amena. Ya había sido mucho de problemas por un día, no quería preocupar a su hermano por sus paranoias.- Te has vuelto una leyenda, y ahora serás un héroe.
Vergilius
Vergilius
Dios/a
Dios/a

Reino : Inframundo

Ataques :

Camino a casa.  21m5578Camino a casa.  2af71y AD- Levantamiento de los Muertos (4750)
Camino a casa.  335eipl AM- Naturalezas Opuestas (5250)
Camino a casa.  2af71y AF- Putrefacción (5950)
Camino a casa.  10z61is AF- Canto del Demonio Satanás (6050)


Defensa :

Camino a casa.  2af71y Oscuridad Eterna

Cantidad de envíos : 278

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Octavius Sáb Jul 31, 2010 6:50 pm

Héroe? Lo dudo…recuerda que fui un fracaso en donde tu triunfaste, así que el verdadero héroe aquí eres tu…mera lógica. dijo Octavius, mientras daba varios pasos hacia delante y pisaba la fresca hierba del sitio, iniciando la marcha a través de la larga pradera con el río por la izquierda…enormes extensiones de césped con flores, el sol brillando en el cielo y las plantas mecidas por la brisa… gran diferencia con respecto a las tierra bárbaras donde había pasado los 13 años anteriores, rodeado de frío, nieve y cadáveres congelados…

Ju...bien, entonces con eso queda arreglado Vergilius…entraremos a nuestra patria con la cabeza bien en alto y mostrarás que te has vuelto fuerte y el conquistador que yo fallé en ser hace ya bastante tiempo…hermano, eres el orgullo del Imperio, que de eso no te quede ninguna duda, y si alguien merece ir por delante, eres tú…ahora marchemos, marchemos y mostremos tu grandeza ante todos comentó el hermano mayor, mientras las tropas se movían al compás, hacia delante y tomando como referencia el gran cauce a su izquierda… ya estaba por llegar el momento donde entrarían a la ciudad, siendo aclamados por la multitud y en donde Vergilius quedaría en alto como el héroe y conquistador de los bárbaros así como el que encontró al primogénito perdido…honor digno de un gran hombre, o mejor dicho, un honor digno de un dios personificado
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Camino a casa.  2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Camino a casa.  29wsihdAD - War Cry (3800)
Camino a casa.  2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Camino a casa.  A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Camino a casa.  2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Camino a casa.  29wsihd Boiling Blood
Camino a casa.  Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Vergilius Sáb Jul 31, 2010 11:31 pm

Cada cuál con sus impresiones, hermano. – Refutó Vergilius, mientras le observaba caminar por entre el césped. Aún no le convencía del todo que después de haber estado tanto tiempo a la intemperie, Octavius no quisiera ir a caballo como correspondía.

Volvió su vista hacía adelante y pensó que tal vez, su hermano había adquirido ciertos tipos de costumbres bárbaras. No sería raro pensarlo, puesto que estuvo perdido por mucho tiempo y de alguna forma tuvo que haber sobrevivido. En cierta forma, le causaba curiosidad el poder observar que tanto pudo haber cambiado Octavius desde que se le perdió el contacto. A pesar de que era un niño, en su memoria permanecían intactas las imágenes de cómo vivió con él hace ya mucho tiempo. Por lo mismo que ahora fuera un hombre diferente era algo que suponía, debería reconocer sin mayor trabajo.

Por otro lado, no podía evitar pensar en que pasaría una vez que estuviese de vuelta en Roma. Ya habían sido tres años desde que había marchado junto a sus dos generales, que curiosamente no se encontraban con él en aquel instante. La empresa contra las tierras heladas había resultado un rotundo éxito y seguramente todos estarían felices al respecto. Más aún, si se consideraba la recuperación del antiguo sucesor del trono, Octavius.

De cualquier forma había algo que aún así no lograba mantenerlo del todo satisfecho. Era un sentimiento de melancolía, de soledad. En el ejército romano sus dos más cercanos eran Noah y Breda, ambos brazos en todo lo que hacía y deshacía; pero ni ellos lograban ser una real compañía. A Noah lo veía como alguien que eventualmente podía reemplazarlo o quizás hasta superarlo, al menos en cuanto a capacidades físicas en el campo de batalla; algo hasta ahora reservado sólo para el mismo Octavius. Por otro lado, Breda era un genio que con un puñado de muertos de hambre lograba derrotar escuadrones completos y organizados. Su lógica era tal que muchas veces únicamente se le consultaba a Vergilius por protocolo, pero sus aportes eran escasos para las fuerzas militares romanas. O al menos así lo sentía él, a pesar de que todos le considerasen el guerrero más valioso para toda Roma. En el fondo, sabía que no era así. Y estaba más que al tanto que muchos lo veían como una mera herramienta que sería eventualmente reemplazada cuando sus funciones y utilidades fueran en decadencia. Era la lógica de un sistema romano basado en la utilidad de cada persona para componer el entorno social, económico y cultural, que hacían de ésta una superpotencia a nivel mundial. Hasta ese momento le había traído resultados, por lo que veía muy difícil que las cosas cambiaran a corto plazo.

Tal vez Octavius si se hacía Emperador lograría devolverle sus toques de humanidad y respeto a las tan maltrechas e inundadas hipócritas calles de Roma, pero ciertamente no quería hacerse falsas ilusiones. A juzgar por como le hablaba, tal vez pensaba en ni siquiera optar al cargo y sucedérselo a él. Algo que tendría que aceptar con clara desgana, puesto que no le agradaba para nada seguir siendo la cara visible de un reino al cuál se sentía cada vez más ajeno. Seguía amando a Roma con extremo fervor, como nación y como fuente de inspiración. Pero no lo que ella albergaba, seres llenos de deseos ocultos e hipócritas.

Y aquella paradoja de su corazón, había nacido desde el momento en que su madre había fallecido en esas extrañas circunstancias. Para él, aquella mujer era de lo más sagrado que había podido tener. La perdida de su héroe y maestro Octavius le había dejado endeble; el hacerle daño a Sophia producto de sus peleas con Fye; la indiferencia que sentía hacía su propio padre, habían convertido a su madre en un pilar fundamental de su existencia. Era por ella, por roma, por Sophia, por el recuerdo de su hermano que aún así había luchado día tras día para intentar ser un buen soldado y lograr poner en alto el nombre de su nación. Pero tras su muerte, la forma en que veía todo había cambiado drásticamente. Jamás pudo aceptar su fallecimiento como algo que debía pasar, y sus dudas fueron creciendo y creciendo hasta llegar al punto que terminaron mermando toda la forma en que enfocaba su existencia. El sólo imaginarse que una mujer como Diva la hubiese asesinado tan sólo para quedarse con su puesto, le provocaba una profunda rabia. Dónde estaban los valores en un acto tan sucio? Era inconcebible, imperdonable e inaceptable. Pero aún así, su padre la había escogido y no tenía otra opción más que respetarla y tratarla con cortesía, y hasta sumisión.

Aquel razonamiento sobre la extranjera, le abrió los ojos para considerar con más atención a los senadores y sus funciones. Y para ser francos, no había sido algo muy alentador. No era tan sólo Diva el problema, ni que todos los senadores fueran unos hipócritas. Sino que, Roma no era lo que creía en un principio y ahora la ley del más fuerte se imponía en cada rincón del territorio. No existía el respeto, ni la lealtad ni mucho menos el amor a la patria. Cada ser viviente que se hacía llamar intelectual y disfrutaba de la buena vida a costa de soldados que murieron por su patria, le daban un asco tremendo.

Suspiró, intentando no amargarse más de la cuenta con aquellos pensamientos. Pero inevitable no hacerlo, y más aún, ser parte de aquella injusticia. Para Vergilius, el verdadero pueblo Romano se encontraba en los ejércitos, y en todo aquel que no dudara en poner los intereses de la nación por sobre los propios.

Era por eso que no podía sentirse cómodo, puesto que él no era a quién debían elogiar, sino a Octavius, a Breda, a Noah, y a todos aquellos que luchaban por expandir el sueño Romano. Se sentía culpable de ser el elemento central de una mentira, de recibir un falso cariño proveniente de seres que no conocían ni merecían pertenecer al pueblo de Roma.

Pero que podía hacer él. Como lo había dejado claro en un comienzo, era tan sólo una herramienta más de su padre, de Diva, de los senadores y de todos aquellos que se mantenían sentados disfrutando de la buena vida. Lamentablemente, no podía ir contra su formación y si debía servirles, a pesar de saber que ellos no merecían estar ahí, no tenía otra opción. Tan sólo le quedaba el consuelo de que a pesar que físicamente, Roma ya no era la misma, había tenido el placer de luchar junto a todos aquellos por los cuáles rezaría en las noches.


Octavius, ya estamos cerca.
– Declaró indiferente, mientras se ponía su casco de general romano. No iba a entrar a Roma como el hijo del emperador, sino como un simple guerrero que tuvo el honor de sobrevivir un día más.
Vergilius
Vergilius
Dios/a
Dios/a

Reino : Inframundo

Ataques :

Camino a casa.  21m5578Camino a casa.  2af71y AD- Levantamiento de los Muertos (4750)
Camino a casa.  335eipl AM- Naturalezas Opuestas (5250)
Camino a casa.  2af71y AF- Putrefacción (5950)
Camino a casa.  10z61is AF- Canto del Demonio Satanás (6050)


Defensa :

Camino a casa.  2af71y Oscuridad Eterna

Cantidad de envíos : 278

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Octavius Dom Ago 01, 2010 12:44 am

Vergilius, quiero hablar contigo de que me tiene inquieto… dijo Octavius, parándose en seco mientras tocaba ligeramente el mango de la espada que portaba en una funda improvisada, después de todo aquella arma era bastante inusual y única en su tipo, por lo que había visto el primogénito hasta aquel instante no había ningún tipo de armamento que se le equiparara…pero eso era un cuento para otro día, por ahora quedaba preguntarle a su hermano menor algo que lo había dejado un tanto perplejo dado que fue hasta ese instante cuando se dio cuenta de un detalle, ínfimo pero significativo. Dime algo...- su mirada se había tornado seria e inquisitiva, al tiempo que su ceño fruncido era dirigido de manera un tanto acusadora hacia Vergilius -…después de hablar contigo por un tiempo, me he dado cuenta que no has mencionado para nada el ascenso al trono…según yo lo veo, no tengo ya autoridad alguna como para retornar a mi puesto de sucesor, por lo cual la candidatura pasaría a tus manos…sin embargo, no te noto con la voluntad de suceder a nuestro padre…así que te lo pregunto directamente y sin rodeos, tomarás posesión del cargo de Emperador en un futuro?

En ese instante una brisa mucho más fuerte que las anteriores sacudieron las capas rojas de ambos, uno a caballo y el otro en contra de la tradición, a pie…Si lo que decía Vergilius era cierto y si la corrupción asolaba cada rincón de la patria que los había visto nacer, era el deber de ambos como sucesores y línea directa de la sangre real el desaparecer todo mal, al costo que fuera, incluso si se tenían que llegar a extremos impensables…

…ahora aquella pregunta proferida por Octavius parecía haber dejado en pleno mutismo a la naturaleza, que se hacía espectadora de la respuesta que daría el menor, tarde o temprano…
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Camino a casa.  2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Camino a casa.  29wsihdAD - War Cry (3800)
Camino a casa.  2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Camino a casa.  A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Camino a casa.  2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Camino a casa.  29wsihd Boiling Blood
Camino a casa.  Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Vergilius Dom Ago 01, 2010 7:24 pm

Vergilius paró en seco al momento que escuchó como su hermano mayor Octavius, le hablaba de forma más seria y preocupada. Atentamente oía sus palabras sin expresar mueca aparente, hasta que al final sólo soltó un suspiro.

El cargo del emperador no es mi sueño precisamente. Yo sólo cumplo con lo que se me de cómo misión y nada más, hermano. Si se me encarga tal trabajo, únicamente intentaría hacerlo de buena forma, por el bien de Roma. Y en lo que a mi respecta, tú no has perdido el derecho a optar por ser emperador. – Respondió categóricamente, al mismo tiempo que se volteaba para observarle directamente a los ojos con el casco puesto.

Era cierto todo lo que decía Vergilius. Si bien cuando pequeño le entusiasmó la idea de formar parte de la honorable lista de Emperadores, una vez que ya había crecido se dio cuenta que no era algo que le quitara el sueño. A pesar de lo que se pudiera creer de un joven talentoso y criado con todas las comodidades posibles, él era un sujeto bastante simple que únicamente se conformaba con servir bien a su patria y mantenerla a salvo de los peligros. No esperaba nada a cambio por aquello, ya que para él el poder pasear por las calles o plazas de Roma y contemplar a los niños jugando o al pueblo trabajando, era más que suficiente paga. Ver a su amada nación en lo más alto de todo sin tener que preocuparse de que les atacarían, le daba cierta tranquilidad. Por lo mismo, el que viera como ahora su gloriosa Roma estaba dominaba por seres insensatos y poco generosos, le producía tanto dolor y pesar, mas no podía hacer nada. Quizás que pensara Octavius al respecto; pero Vergilius respetaba profundamente las tradiciones centenarias de su pueblo y aunque no fuera su deseo, e incluso le doliera en el alma tener que cometer actos sanguinarios en el campo de batalla en el nombre de seres con corazón oscuro, lo haría sin quejarse. Porque en el fondo no lo hacía por ellos, sino por su pueblo y por toda Roma en general.

Bajo ese aspecto, él tomaría el cargo de emperador si se le asignara como tarea o algo por el estilo. No como opción personal, sino como uno de los tanto sacrificios que estaba dispuesto a realizar por el bienestar de su patria.


No tengo queja alguna si es que deseas tomar el puesto una vez que nuestro padre muera, o en su defecto no pueda continuar. Puedes estar seguro que te serviré con lealtad y honor, en este cargo de general romano que se me ha otorgado. Y aún si ya no poseyera tal título, puedes contar conmigo como tu hermano, además de cómo un ciudadano romano. Confío en ti, si es lo que deseas saber. – Concluyó mientras que se giraba para observar al horizonte otra vez, ya roma se encontraba tan sólo a unos escasos kilómetros más adelante.

Legión Romana!! Apresurad la marcha!!

- Ordenó en tono firme mientras que tomaba las riendas de su caballo blanco y las levantaba para provocar que el equino se alzara en lo alto, y de esa forma, llamar la atención de todos y que escucharán su orden. Después de darla, volvió a su posición tradicional y comenzó a admirar el terreno, a la espera de la respuesta de su hermano.

El viento se hacía cada vez más refrescante y fuerte, producto de que se encontraban en campo abierto. No había muchos árboles o elementos naturales que impidieran el paso del aire con fuerza y rapidez.

Tranquilamente, el joven general militar contemplaba aquel majestuoso espectáculo. Respiro aliviado, puesto que muchas veces soñó con poder volver a ver aquellos parajes majestuosos, entre el frío y gélido clima de las tierras bárbaras. Si bien eran extensas, no se podían comparar en nada a lo que te podía ofrecer el paisaje romano.

Fue allí que recordó a un soldado en el campo de batalla, que decía haber sido campesino por gran parte de su vida. Su nombre, era Alastor. Platicando entre los dos, mientras esperaban el ataque bárbaro, escuchó atentamente la historia que quería contarle tal desdichado hombre. Poseía una familia, que estaba conformada por sus padres y una hermana menor. A él no le gustaba matar, y le daba miedo arriesgar la vida en el campo de batalla…



Pero aún así, señor general, prefiero mil veces arriesgarme a morir antes de saber que podría pasarle algo a mi humilde familia, así como también a mis campos de cultivo. No poseo riquezas ni tampoco gran apellido, por lo mismo quiero defender lo poco que tenemos. – Declaraba un hombre de mediana estatura, con barba y el traje clásico de un soldado Romano.

Vergilius tan sólo le observó y puso una de sus manos en su hombro, pero antes de poder hablar, ensordecedores gritos de guerra y descontrol, dieron paso a la angustia y la desazón. Al instante se puso en alerta, desenvainando su espada y contemplando en todas direcciones posibles. Se encontraban en campo abierto, una posición bastante riesgosa pero que aún así el general había aceptado asumir con gusto. No le gustaba mantenerse al margen del sufrimiento de sus tropas.

Lo que pasó después fue tan rápido como intenso. Decenas de bárbaros contra los que luchar, mientras que ellos eran a lo mucho 20 romanos salvaguardando posiciones. Vergilius era el más experimentado de todos a pesar de su edad, por lo cuál se preocupo de correr rápidamente con Alastor a sus espaldas en dirección de los demás, a la vez que desenvainaba su espada. A medida que avanzaba, daba cortes rápidos y efectivos contra los bárbaros que parecían llegar desde todos lados, atacando sin estrategia más que el puro deseo de asesinarles. No eran mayor reto para el joven general, que simplemente los asesinaba con certeros golpes en el cuello, cara y pecho. En cierta forma, tampoco quería forzar a pelear a Alastor, puesto que le faltaba experiencia y los bárbaros a ese punto eran sanguinarios a más no poder.

En eso llegaron donde se reunía el resto de romanos, que estaban siendo masacrados por la fuerza de la horda barbarica. Inmediatamente Vergilius ordenó formarse en parejas espalda con espalda y moverse simétricamente, mientras que él se agachaba para tomar una lanza que estaba clavada en un bárbaro y lanzarla con fuerza a la cabeza de otro que se aproximaba. Lo que vino después fue una batalla encarnizada en la cuál hasta Alastor debió participar. Vergilius no pudo protegerlo, puesto que estaba ocupado asegurando el contra ataque romano; corriendo mientras clavaba su espada en el pecho de un rival, la sacaba, luego esquivaba algún golpe ladeándose o agachándose y volvía a repetir lo mismo muchas veces en pocos minutos. Su habilidad con la espada y capacidad de reacción eran superiores a las de sus compañeros, provocando que matara más sin recibir algún tipo de herida considerable.

Después de largos y conflictivos minutos, la escaramuza terminó en victoria para los romanos, que apenas podían sostenerse de pie y respirar aliviados entre todos los cadáveres enemigos. Aunque como era de esperarse, también habían tenido bajas, y una de ellas era precisamente… el joven Alastor.

La nieve continuaba cayendo por sobre sus cabezas a la vez que el frío les llegaba hasta lo más profundo de su ser; mientras que Vergilius observaba a un agonizante Alastor intentar pedirle su última voluntad. Ante ello, el General se arrodilló al lado del moribundo guerrero y tomando una de sus manos entre las suyas, le escuchó atentamente en silencio.


Se…ñor …Gene…ral. Po….por…favor…una vez….que…regrese….a…. Roma… vea los…campos… y recuérdeme ahí….será…un honor….que…us….ted…. rece… p…or… mí….

- Declaró hasta que sus palabras se hundieron en la agonía de su muerte, al mismo tiempo que Vergilius en su mente le pedía a sus antepasados porque Alastor tuviera un buen recibimiento en el más allá. Luego, le dejo las manos junto a su espada en el pecho, como todo un digno guerrero.

Si bien no era el primero ni el último guerrero que vería caer, el general se preocupaba de darles a todos sus camaradas caídos un último rezo por sus fallecimientos. Cada perdida de un soldado, era una perdida para Roma. Por lo mismo, les intentaba dar todos los honores posibles en el campo de batalla.


Alastor…
– Pronunció en voz baja, mientras levantaba una mano y oraba frente a los campos que tanto cuidaba y amaba en vida su camarada caído.- Ahora sí, descansa en paz.
Vergilius
Vergilius
Dios/a
Dios/a

Reino : Inframundo

Ataques :

Camino a casa.  21m5578Camino a casa.  2af71y AD- Levantamiento de los Muertos (4750)
Camino a casa.  335eipl AM- Naturalezas Opuestas (5250)
Camino a casa.  2af71y AF- Putrefacción (5950)
Camino a casa.  10z61is AF- Canto del Demonio Satanás (6050)


Defensa :

Camino a casa.  2af71y Oscuridad Eterna

Cantidad de envíos : 278

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Octavius Lun Ago 02, 2010 10:17 pm

Mmm...supongo entonces que fue nada más que un poco de paranoia de mi parte, como dudar de ti Vergilius, ju! murmuró Octavius para sí mismo, mientras seguía caminando unos pasos por delante del caballo de su hermano.

Después de estar tanto tiempo en medio del territorio enemigo sin ningún aliado más que él mismo, sus sentidos se habían agudizado más allá de lo común para un soldado. El constante peligro de ser emboscado o eliminado por los hostiles de las gélidas tierras del norte le habían despertado un inminente sentido de desconfianza total hacia la mayoría de las personas, de hecho, si se había dignado a aparecer frente a su hermano menor había sido por mera casualidad y por un presentimiento que se podía definir como “lazo entre hermanos”. Y ahora tan solo sentía plena confianza hablando con aquel ser que no había visto en más de 13 años.

Hora de regresar a Roma y devolverle el esplendor perdido…Vergilius, es el momento de purgar con las lacras que ensucian nuestra Nación…es el momento de… en ese instante, Octavius se acercó al soldado que llevaba el caballo que se suponía tenía que montar el mismo, dándole la órden de unirse a la tropa principal. Con un movimiento experto aunque un tanto oxidado, se montó sobre el equino, volteándose levemente para observar a la Legión que caminaba detrás de ellos y luego dirigir su voz al máximo que podían expedir sus pulmones Retomar el puesto de sucesor directo del Emperador! Espero que sepan responder a las órdenes con la dignidad y respeto que han mostrado ante el General Vergilius declaró Octavius finalmente, mostrando que los legionarios efectivamente cumplirían a cabalidad con su deber, tal como habían hecho hasta el momento. Sin más continuaron la marcha y poco a poco, fueron entrando en Roma…
Octavius
Octavius
Dios/a
Dios/a

Reino : Olimpo
Templo de la Guerra

Ataques :

Camino a casa.  2af71yAD - Dead Vermillion (3700)
Camino a casa.  29wsihdAD - War Cry (3800)
Camino a casa.  2qlsew7AM - Demon Eyes (4700*)
Camino a casa.  A1jtxfAF - Dénouement (4900)
Camino a casa.  2qlsew7AFa - Colony Drop (5900)



Defensa :

Camino a casa.  29wsihd Boiling Blood
Camino a casa.  Vrt5a9 DE - Blazing Skin

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Noah Jue Ago 26, 2010 3:18 am

Sin haber mantenido mucho tiempo en los preparativos para el regreso a casa, la legión a cargo de Noah ahora marchaba por los bosques en dirección a la capital romana. Atravesaban un sendero entre hileras de árboles. En las primeras horas del alba, hileras compactas de elementos muy bien organizadas recorrían el mismo trecho que anteriormente había servido de paso para el general Virgilius.

Ubicado a un costado del camino, Noah miraba el avance de sus tropas sobre su corcel blanco. A sus lados y dispuestos en abanico, sus oficiales mas cercanos le acompañaban. La marcha era uniforme, previamente la caballería había pasado delante de sus ojos con los draconarius portando los estandartes de su unidad ondeando al viento al compás del trote de los caballos. Tal espectáculo de sincronización era digna de hacer sentir orgullosa a una Roma triunfante.

Mientras pasaba el primer contingente los tambores sonaban marcando el paso y el arribo a la infantería, las signum se portaban con todo el orgullo posible, era el emblema de la decimotercera legión romana. Aquellos hombres tenían el privilegio de haber destacado como soldados lo que los hacia tener el rango de signifer y atrás de ellos las centurias, las hileras de scutum se extendían a la profundidad. A pesar de las bajas en la campaña, la legión Draco seguía siendo muy numerosa y el grueso de la columna avanzaba sin ningún contratiempo, antecedían a la artillería que sería la ultima en avanzar con las provisiones y cubriendo la retaguardia se apostaba la guardia pretoriana que por ahora no marcharían detrás de Noah.

Era así como se movilizaba la unidad que había sido destinada a la campaña de las regiones heladas. El tiempo seguía su curso, mientras Noah sabía que seguramente la última legión que se había quedado a eliminar los pocos focos de resistencia le seguiría los pasos si ya se había puesto en marcha. Por su mente se hacía a la idea de que tanto Breda como él les habría gustado mas batallas que pelear y enemigos que masacrar. Pero ahora les tocaba a los dos reportarse y llevar a sus legionarios de vuelta a Roma de donde buscarían alguna forma, a la manera de cada uno, de encontrar alguna distracción pasajera.
Noah
Noah

Status :

Camino a casa.  Dgqf4z


Cantidad de envíos : 149

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Milanor Vie Ene 14, 2011 9:57 pm

Bien...aquí estamos, los bosques que conducen a Roma. dije mientras miraba la extensión de árboles que habían crecido de manera aleatoria y enredada, creando un laberinto natural del cual era prácticamente imposible salir a menos que se tuvieran conocimientos básicos del seguimiento e interpretación de…cosas, no sabía la definición exacta pero la idea era conocer al bosque, en síntesis.

El camino que teníamos por adelante era confuso, aunque no completamente indescifrable. La única diferencia era que en lugar de pinos, pinos y MÁS pinos, los tipos de árboles que podía vislumbrar eran más pintorescos y agradables a la vista; por otro lado el pasto se mecía ligeramente y el frescor se sentía con cada soplo del viento en nuestras caras. Si así eran los terrenos adyacentes a la Capital, de seguro la vida en el epicentro de todo era una delicia…y si así era, el botín sería bastante gordo e imperdible.

Avancen con cuidado…es preferible que no nos encontremos con ningún guardia, recuerden que estamos de “incógnito”. comenté como quien no quiere la cosa, tan solo recordándoles a la banda el porque debíamos ir con cuidado. Si nos llegaban a atrapar, estaríamos perdidos… Aunque mis inquietudes ni siquiera duraron demasiado. Al saltar de árbol en árbol, pasando de una rama a otra nos pudimos percatar perfectamente de que los puestos de soldados guardianes estaban…eh…desinteresados, por decir lo menos, seguramente habíamos tenido la suerte de pasar por una de las zonas menos resguardadas de todo aquel bosque. Alguna escuadra floja? Mejor…no me iba a quejar por una falla en la seguridad que me permitiera colarme sin mayor problema.

Listo. Dije una vez hubiéramos llegado a un claro alejado de la primeras líneas de defensa y totalmente cercado por una pared de árboles recios, de corteza dura y ramas bajas. Si había algo más resguardando la zona desde mi punto actual en adelante, no sería problemático continuar con aquella estrategia de usar el camino “alterno” que pasaba por encima…ahora solo quedaba preguntar un simple: Están todos presentes?

Sí señor! dijeron los demás, con las manos al aire.

Bien. Ahora continuemos…ya saben la estrategia, no se dejen ver y aprovechen la cobertura de los árboles, manténgase en las ramas más altas. Andando!
Milanor
Milanor

Cantidad de envíos : 78

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Milanor Sáb Ene 22, 2011 12:18 pm

Abriendo los ojos me di cuenta perfectamente de que poco tiempo había pasado entre el momento en que había cerrado los párpados hasta aquel instante, había sido una ligera cabeceada sin importancia que me hizo dar cuenta de que tenía que empezar a moverme en lugar de quedarme a la vista de todos encima de un árbol tan cerca de un camino que se suponía era bastante transitado por peatones, vehículos de carga y carrozas, por lo cual me desperecé estirando los brazos y piernas para levantarme y mirar de nuevo en dirección al bosque, calculando la distancia entre un árbol y otro para no caer estúpida y estrepitosamente hacia un mundo de dolor. Terminando de hacer la estimación simplemente flexioné las piernas y preparé mi cuerpo para ir de un lado al otro; sin más salté con fuerza logrando un aterrizaje exitoso en la rama que era mi objetivo. Con un bostezo pasajero, continué haciendo lo mismo una y otra vez para recorrer el camino de vuelta al lugar designado como el campamento que compartía con los demás miembros de la pequeña banda de ladrones que lideraba. La espesura del bosque se veía un tanto siniestra para aquellos momentos, era como si la noche hiciera que aquella zona adyacente a Roma advirtiera a cualquiera que se acercara a alejarse y habiendo encontrado a semejante vieja un rato atrás no culpaba a cualquiera que pensara de aquella forma…aquella ciudad mostraba ser una pesadilla, no me imaginaba como era el caminar por ahí en el día con tanto desquiciado suelto…Mejor no pensar en eso…al menos no por ahora. dije para mi mismo con una ceja levantada y asegurándome de que Luna Plateada y la bolsa de piel con el botín siguieran en su sitio. Habiendo hecho eso, tan solo suspiré por lo bajo y continué saltando y de un momento a otro, doblando hacia la izquierda para seguir el camino mental que me llevaría a la cascada donde se suponía estarían apostados los pequeños inútiles que conformaban mi grupo de ladronzuelos nómadas del norte de Germania.
Milanor
Milanor

Cantidad de envíos : 78

Volver arriba Ir abajo

Camino a casa.  Empty Re: Camino a casa.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.