Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


Pasillos de la Discordia Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
Pasillos de la Discordia EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
Pasillos de la Discordia EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
Pasillos de la Discordia EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
Pasillos de la Discordia EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
Pasillos de la Discordia EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
Pasillos de la Discordia EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
Pasillos de la Discordia EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
Pasillos de la Discordia EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

Pasillos de la Discordia

+2
Sheznarda
Samantha
6 participantes

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Sáb Feb 12, 2011 2:29 pm

Sus pasos estaban un poco débiles mas se mantenía caminando entre los pasillos de su hermoso palacio de crista de índigo pero brillante color. Samantha, quien en ella había nacido la esencia divina de Eris, demasiado distraída estaba, pues sus pensamientos corrían a muchos planes un tanto extraños. Harta estaba de la humanidad eso era claro, pero tan bien se sentía un poco culpable por arrastras a sus amigas a un sufrimiento mortal, pues eso no lo veía justo, por lo que en venideros días haría algo que marcaria una total diferencia a su anteriores reencarnaciones… morir con gran dignidad al enfrentarse a aquella divinidad.

-Me dolerá dejarlas chics, pero se que podrán ustedes solas sin i presencia han cresado mucho ante mis ojos si fueran mis hijas les diría que estoy orgullosas de ustedes… pero no es así tan solo puedo decirles que las respeto como iguales ante mi presencia…

Pensaba Samantha, mientras caminaba rítmicamente hacia sus aposentos los cuales un poco lejos estaba. Después tras estar a lado de un enorme ventanal la mujer se detuvo y giro su rostro, poso sus brazos en el quicio cuadrado, y saco su cabeza para que esta fuera airad por la brisa desolada del paisaje, surcando una sonrisa la mujer ladeo el rostro y se quedo mirando fija el firmamento:

-En cuanto a ti Alucard, se que podrás conseguir a otro mujer, me gusto mucho conocerte en esta era, espero y sigas siendo igual de apasionado… la parte mortal de Samantha feliz esta al verte conocido, lastima que no te dirá cuanto te ama, por que my pronto morirá a lado mío…

Después de eso suspiro y se puso recta, para que una vez mas caminara entre aquel pasillo pues sus aposentos ya no tardaban e notarse…


Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Jue Mar 17, 2011 10:21 pm



Una vez más Sheznarda usó otra entrada para poder llegar al templo de la discordia, en conjunto con su mascotita se encargó de saltar varias barandas hasta llegar al fin a donde estaba la entrada a los pasillos del templo de la discordia. Como siempre no estaba lleno de gente, ni tenía nadie con quien encontrarse o detenerse a saludarse, era exactamente vacío como se supone que tenía que ser.

-Bueno Heero aquí estamos en el templo de la discordia, este será tu hogar, aquí habita una diosa muy linda y hermosa, una que es capaz de acabar con el mundo entero porque es muy poderosa, espero no la indispongas precioso.

Sheznarda se sentó en el suelo y tomó a su mascotita con el fin de ponerse a jugar con él, una vez que lo agarró empezó a rascar detrás de sus orejas y abrazarlo con tal fuerza que parecía que iba a ahogar al pobre animal. Un cosmos conocido para ella se sintió un poco más lejos y le llamó la atención porque se estaba alejando; se trataba nada más y nada menos que el cosmos de Flori su compañera de batalllas, de modo que Sheznarda supuso que su señora le había encargado alguna tarea mientras ella no estaba.

-Debería ir a buscarla? No lo creo si hago eso la puedo hacer atrasar, mejor dejo que se valla a hacer sus cosas.

La fantasma del Hambre siguió sentada aún jugando con su mascota, porque pensaba que era demasiado temprano para que ella fuera a molestar a su deidad, además que sabía muy bien que Eris ya sabía que había llegado al templo justo en como se le pidió, en veinticuatro horas exactas, aunque aún faltaba para que fueran las mismas exactamente, pero era mejor que llegara temprano.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Vie Mar 18, 2011 8:23 pm

Los pasos de la Diosa eran pausados pues de ves en cuando se detenía para observar el paraje nocturno que inundaba le firmamento griego. Cerrando sus ojos lentamente ladeaba su rostro y con ello dejaba que el viento pasara rozando la piel que no podía cubrir su bata. Alzando su brazo derecho la dama desenrollaba la toalla que mantenía sujetó a su cabello corto.

De repente ladeaba su rostro hacia la izquierda divisando como su ave mensajera llegaba y así un recado tenia. Samantha lo leyó y se dio cuenta que Kore había aceptado a su humilde invitación. Surcando una sonrisa Samantha elevó su cosmos y en el mismo papel que había mandado Kore su mensaje ésta manipuló las letras para fraguar unas cuantas oraciones a su remitente:

-Seria un honor para mí que viniera antes a mi palacio mi querida señorita, ya que será una de mis invitadas de honor y quisiera que llegara conmigo y mis fantasmas al templo de Apolo… por su atención muchas gracias tiene mi consentimiento de llevar un invitado.

Después una vez más enrolló el pergamino en la pata del ave y le ordenó el emprender el vuelo rumbo a la presencia de Kore una vez más. Samantha se quedó mirando el recorrer de su águila por unos cuantos minutos después recordó por que se había salido de la habitación y dejado a su “esposo”, por lo tanto retomó su sendero entre los pasillos de su templo rumbo a la sala principal.

La Diosa del Caos y la Discordia presentía algo malo tras la fiesta pero eso ya no le importaba, el plan estaba marchando a la preafección y los estragos llegarían muy pronto. El viento entre los pasillos de aquella sección era en verdad fríos pero para la divinidad mas eso no lo tomaba en cuenta estaba más distraída en como hablar con aquel ser que desde hace algunos días atrás ansiaba conocer.
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Lun Mar 21, 2011 3:17 pm

Cansada de perder su tiempo por gusto, la portadora de la armadura el hambre decidió, una vez que jugó lo suficiente con su mascota, ponerse de pie y marchar al salón principal, donde sentía el cosmos de su diosa, para presentarse ante ella inmediatamente, después de todo no podía quedarse en es lugar, había muchas cosas que hacer, y estaba segura que con lo inteligente que era su deidad había conseguido la alianza que estaba buscando, por lo que seguro estaría necesitando que ella moviera su humanidad y se pusiera en marcha con algunas coas.

-Bueno mi querida mascotita, estate quieta porque sino puedes molestar a mi superiora, es que creo que está de mal humor, pero la verdad es que cuando está de buen genio es muy linda, por lo que no creo que tengas que preocuparte mucho mi querido Heero.

Una vez dicho esto Sheznarda empezó a caminar con tranquilidad mientras cargaba a su mascota en los brazos con un cariño muy grande, sólo luego de pensarlo mucho decidió que debió haberle puesto de nombre Jabrranth, para así poder nombrar a su amado cuantas veces quisiera en el día sin que esto molestara tanto a su deidad, pero la verdad era que ya no podía hacer nada y no podía cambiarle el nombre a su mascota.

-Cielos me siento tan feliz, no me creo que hace poco estaba con el en ese lugar.- La ladrona se ruborizó y siguió caminando hacia el final del pasillo, quería tener el valor para poder enfrentar todo lo que viniera contra ella, ahora tenía una segunda motivación, tenía otro motivo más para poder sentirse contenta, ese motivo era el berseker Jabranth, porque si después de todo su diosa quisiera dormirse ella sería una guerrera sin rumbo, aunque no lo quisiera así tendría que buscar otro motivo para caminar por el mundo, y pensaba que ese era el que podría servirle.

-Siento que tú también puedes ayudarme a enfrentarlo todo, seguro que Eris me dejará verte otra vez cuando todo esto acabe, sin embargo algo me dice que ahora Samantha me va a regañar mucho, trataré de pensar en tí para no afligirme tanto, ahora más que nada tengo que mostrarle a mi superior cuán valiente y útil soy para ella..
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Mar Abr 12, 2011 11:17 am

Sheznarda caminó uno poco hacia los pasillos del templo, sin embargo no avanzó más, puesto que aunque Kore no le había solicitado aún nada, no podía dejarla sola y marcharse, eso era por demás inapropiado para la sirvienta de una anfitriona. Aún no sabía nada de Jabranth y presentía que por la orden de Eris, no lo sabría en mucho tiempo, ya que ella le había dado a entender que tenía suspendidas sus visitas al mundo mortal, cosa que la hacía deprimir aún más puesto que no podía si quiera divertirse en otro sitio para olvidar el tan desagradable asunto.

Heero, el animalito de Sheznarda estaba caminando entre sus pies y de ven en cuando daba pequeños saltitos con el fin de contentar a su dueña, pero al parecer pronto se dio cuenta de que su labor era inútil y sólo se dedicó a jugar persiguiendo una mariposa amarilla que estaba por el en salón; era de esperarse que animales así aparecieran en presencia de Kore, ya que su presencia era agradable para ellos, a diferencia de la de Eris, que era un tanto siniestra.


-Si es cierto lo que dice Eris, entonces yo no tengo más esperanzas de verlo... Si no muere hay posibilidades de que se quede sencillamente como Bazir y me odie, pero sí es así... Espero poder verlo aunque se quede como un berseker para siempre y quiera matarme... Quiero verlo aunque no sepa qué hacer cuando lo tenga en frente...

Narro/ Hablo/ Pienso.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Mar Abr 12, 2011 6:02 pm

Samantha caminaba descalza por entre el oscuro pasillo que daba paso hacia el salón principal de su palacio. La mujer estaba empapada por culpa de aquella tormenta dejando un sendero de agua por donde pisaba. Sus cabellos que aunque eran cortos tenía el perfecto tamaño para tapar tanto su frente como sus ojos.

Su cosmos congelaba las paredes de aquella edificación remarcando que tan mal estaba. Suspirando alzaba apenas la mirada para ver que frente a ella su entrada estaba, surcando apenas una sonrisa reposó la mano en la perilla y antes de girarla su cuerpo se contrajo remarcando el como lloraba dolorosamente en silencio. Después de unos segundos de demostrar que aun tenía una parte humana suspiró se disponía a abrir la puerta pero a presencia de su fantasma del hambre demasiado cerca de donde ella estaba la hizo girar de rostro en vez de la perilla.

Al momento que aquella divisaba la figura de hambre un rayo cayó proyectando así su figura. Con la cabeza bajada caminó entre el pasillo que daba a la sala pasando por largo su presencia. Más cuando estaba a la distancia de Sheznarda, aquella ladeo su rostro hacia ella dejando expuesto como estaba llorando incitando a su fantasma pero más que eso a su amiga para que le apoyara con un abrazo. Sin embargo tan sólo duro unos cuantos segundos pues siguió caminando hasta recargarse en la pared.

Cruzando sus brazos y aferrándolos con sus manos, teniendo su rostro bajado mientras caían constantemente gotas de agua al suelo, ésta suspiró y en silencio se quedó. Le extrañara que estuviera la ladrona ahí y no con Kore, como se lo había ordenado, pero por la situación emocional no dijo nada.
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Mar Abr 19, 2011 11:01 pm

A pesar de estar en el inicio de los pasillos, Sheznarda pudo sentir claramente el cosmos de su señora, la diosa de la discordia, la misma que llegó en un estado bastante terrible, tanto que la pena de la fantasma de disipó y su terrorífico estado moribundo y lloroso se vio vivo al lado de Samantha quien también estaba llorando.

Con algo de miedo por la reprimenda de su deidad, la fantasma del hambre decidió acercarse a su superiora y abrazarla con lentitud. Su cuerpo estaba más frío que de costumbre y sus cabellos estaban tan mojados que parecía que la hubieran lanzado al fondo de un río y hubiera tardado demasiado en sólo salir y ver la superficie. Por unos segundos Sheznarda guardó silencio pensando en qué podría hacer para lograr tranquilizar a su deidad, puesto que pensaba con total seguridad que su accionar anterior también había tenido que ver en el estado de Samantha; podía sentirlo con claridad, en ese llanto había ira, desolación, tristeza. Todas esas cosas que la diosa casi a diario experimentaba en ese lugar habían sido el detonante para que ahora estuviera así, de eso no tenía duda la ladrona quien no había cumplido la orden de Eris a cabalidad para variar.


-Samantha... ¿Cuál es el motivo de tu llanto? Dímelo y yo misma iré a ver si puedo desaparecerlo, sé que yo no tengo nada para darte, pues tú me lo has dato todo a mi, pero tengo que tratar de hacer algo para ayudarte, no hago más que darte disgutos, lo lamento tanto...

La ladrona de los cabellos rubios se aferró más al cuerpo de su deidad y suspiró. Sus pensamientos aún seguían medianamente con Jabranth, pero poco a poco se alejaban de el para enfocarse en tomarle atención a Eris, quien ahora necesitaba de ella aunque no lo quisiera admitir, aunque no fuera digna de ello. El templo estaba en total silencio, no había nada en ese sitio que pudiera si quiera dar indicio de vida, incluso Kore no estaba ya desplegando su cosmos como debería ser, la diosa de la discordia tampoco mataba la fauna de ese lugar, la cual se paseaba como si fuera dueña del sitio. Todo estaba fuera de lugar, muy fuera de lugar.

-Lo siento tanto... Ha sido mi culpa no?
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Jue Abr 21, 2011 5:42 pm

Samantha dejaba de llorara al sentir el abrazo cálido de parte de su amiga la fantasma del Hambre. Recargando su cabeza húmeda sobre el hombro de Sheznarda escuchó inexpresivamente todo lo que tenia que decir aquel mortal. Los minutos pasaron en total silencio tras la última cuestión por parte de la fantasma. Suspirando y aferrándose al cuerpo de la rubia, Samantha musitó:

-No… ¿Por qué deberías de tener tú la culpa? ¿Por qué no acataste en su totalidad mis órdenes? ¿Por amar a un hombre qué no apruebo y nunca lo haré?… Tú no tienes la culpa de mi llanto mujer…tú…tú… Sheznarda (Samantha se aferraba más a hambre en un abrazo)… perdóname… perdóname, se que en estos momento tú quisieres estar a lado de aquel berseker… perdóname por ser tan egoísta y quererte sólo para mi… no de la manera amorosa de una pareja… para nada. Sólo que… sólo que… sólo…

Samantha guardaba silencio ya no valía la pena hablar de eso… de verdad que ya no. La Diosa se soltaba de Sheznarda y así se alejaba de ella unos cuantos pasos hasta chocar con la pared. Lentamente deslizaba su cuerpo hasta sentarse y así contraía sus piernas hasta su abdomen, las cuales abrazaba con fuerza recargando su mentón en las rodillas de estas. Observando el piso la mujer en tonos de decepción dijo:

-Sheznarda comienza a buscar a que Dios vas a servirle… vete de aquí si quieres de una vez. Todo cambia drásticamente de ahora en adelante querida. Total pronto no tendrás una Diosa a quien servirle… eres libre… vete… pero antes te pido un favor… quiero escuchar que me perdonas aunque sea mentira para que muera… no, más bien para que duerma tranquila otra era.

Dicho eso Samantha escondía su cabeza y así retomaba su llanto en silencio no quería saber ya nada de los planes de la alianza… “Las lágrimas de un Dios siempre eran de tonalidades escarlatas ya que ellos lloraban directamente con el corazón y en aquel momento en el que Eris lloraba sintiéndose impotente no era la exacción.”

-Perdóname… perdóname por favor Sheznarda (Samantha susurraba)… perdón.

Extendiendo sus pierna izquierda simplemente se quedaba abrazando la derecha mientras giraba su rostro hacia del techo y así se quedaba absorta en sus pensamiento ideando el que hacer para concretar su nuevo plan… el ir contra Hades.
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Mar Abr 26, 2011 11:59 pm

La fantasma del hambre escuchó con suma atención lo que decía su querida deidad en relación a su disculpa. Esta exponiendo tantas cosas sobre lo que ella había hecho mal, que de verdad la joven mujer de los cabellos amarillos pensaba que era la peor de las fantasmas de la discordia. Con algo de pena la fantasmal mujer observó a su superiora. No comprendía bien el motivo por el que se había puesto en ese estado tan deplorable, pero sintió tanta pena que lejos de enojarse por sus crueles palabras sólo suspiró mientra pensaba con claridad las cosas que tenía que decirle, algo iba a salir de eso, y por su bien, Sheznarda esperaba que fuera bueno.

-Eris... No mejor dicho Samantha. Yo no tengo nada que perdonarte, desde un principo he sido yo quien ha hecho cosas para dañarte, incluso desde la primera vez que nos vimos quise hacer algo en tu contra, pero tú lejos de tomar venganza lo único que hiciste fue ayudarme. No tengo nada que perdonarte, porque tú no me estás alejando del ser al que amo, ya que sencillamente el poco a poco se irá alejando de mi para trasnformarse por completo en Bazir... -Sheznarda se sentó al lado de Eris y le pasó la mano por los cabellos mientras la contemplaba. Se veía hermosa, frágil, como si fuera un cisne blanco a punto de morir, y eso aunque fuera raro, le fastidiaba mucho a la dama del hambre, quien quería ver a su deidad fuerte e imponente; por este motivo cuando Sheznarda volvió a hablar, no lo hizo como la ladrona amiga de Samantha, sino como la fantasma del hambre.

-Que haga qué? Eris piensa un poquito que parece que la lluvia te ha movido las neuronas y las ha mojado. Tienes acaso un cortocircuito en tu interior? Cómo vas a pedirme que me marche a buscar a otra deidad? No entiendes que nadie es mejor que tú y que jamás serviré a nadie más? Ahora sí hay algo que debería perdonarte... Esa debilidad y petición tonta que me haces.- Sheznarda se cruzó de brazos y bufó, sabía que estaba siendo un poco irrespetuosa, pero no le importaba mucho, haría todo lo que estuviera a su alcance para que Samantha/ Eris, reaccionara de una buena vez. Relamente se sentía muy molesta al ver a Eris portarse como una mortal desprotegida cuando bien sabía que ella no era ese tipo de ser.

-Morir? A manos de quien? Dormir hasta otra era? Para qué? Dónde se ha visto semejante cosa! Eris eres la diosa de la discordia, no tienes que pelear directamente contra nadie, haz que otros lo hagan por tí. No tienes para qué morir, haz que los demás lo hagan. ¡Tu deber es prevalecer!

Una vez dicho esto Sheznarda se acomodó los cabellos y secó sus pocas lágrimas para luego tomar a su mascotita linda y jugar con ella, luego la puso sobre el regazo de Eris para que ella la viera y se divirtiera un poco. Pensa que si lograba animarla, ella le contaría lo que le estaba pasando y podría recibir uno de sus tantos consejos.

-Te gusta? Lo encontré hace unas horas... Se llamara Heero y es lindo. Ahora dime mi querida deidad a la que no voy a abandonar nunca... ¿Quién o qué es lo que te ha puesto así? ¿Por qué quieres hacer algo absurdo como dejarnos a Flori y a mí?

Sheznarda se puso frente a su amiga y se arrodilló en acto de humildad para decirle con su voz clara y llena de convicción algo que talvez no debería, pero que sabía era algo bastante bueno y podría hacer sentir a su deidad que las cosas con ella valían la pena:

-Cuéntamelo y también haz algo más por mí... Entréname. Quiero obtener mi ataque débil.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Sáb Abr 30, 2011 8:26 pm

Narración // Dialogo de Samantha // Dialogo de Eris (Permanente)

-Nunca tomaría venganza hacia a ti querida…

Samantha contestaba aún cabizbaja al escuchar las primeras palabras por parte del fantasma del Hambre, quien se sentaba a lado suyo y rozaba sus delicadas manos en sus cortos cabellos húmedos. Después aquella dejando de obsérvala con ciertos aires se fascinación tomaba una actitud pesada dirigiéndose un tanto grosera a Eris, quien no pudo evitar surcar una sonrisa y contestar después de que aquella terminaba de hablar:

-Pero que descaro, mi propia fantasma… mi amiga, me trata como mortal sin miedo a las consecuencias.

Samantha levemente reía… pero no era de aquellas risas tiernas llenas de buenos sentimientos, eran todo lo contario, eran de aquellas vacías e irónicas. Después se cruzó de brazos como lo hacia la rubia quien nuevamente tomaba palabra en la escena. Cuestiones y más cuestiones mostrando su falta de conocimiento en lo que Samantha en verdad quería, sentía y necesitaba hacer para sentirse mucho mejor y recuperar su orgullo como Diosa. Fue entonces que la deidad se decepcionó aún más de la humanidad y de aquellos seres, que los veía con ojos de admiración.

Suspirando y aferrando sus uñas sobre su delgada piel decidió entre sus pensamientos que lo mejor era culminar con aquello, con su decisión y deseo lo más pronto posible. Odiaba y se arrepentía el haber sido una Diosa llena de bondad, pues esa no era su verdadera naturaleza. Samantha se había dado cuenta que había hecho un mal en tratar de prevalecer en aquella era unida a Eris. Se había dado cuenta que tan terrible error había sido mostrar su parte humana y que lo peor es que le cambio iba a ser demasiado brusco, generando tristeza a aquellos que se habían aferrado sentimentalmente a ella.

Eris de reojo divisaba como la fantasma del hambre tranquilamente jugueteaba con un animal extraño que generaba repugnancia en sus entrañas. Ya que lentamente Samantha dejaba que la Diosa tomara control de todo su cuerpo, pensamientos y sentimientos. Si Sheznarda quería ver a al verdadera Eris ya se le había cumplido tal deseo. Vería que tan cruel podía ser en verdad un Dios y más de la naturaleza tan umbrosa como lo era aquella.

Estúpidamente Sheznarda trataba de animarla pasando de sus brazos al cobijo de Eris su mascota. La fantasma los presentaba y simplemente la Diosa repasaba sus manos en su extraño pelaje, después Hambre habla queriendo meter conciencia en ella. Suspirando de nueva cuenta la Diosa del caos veía como la ladrona se posaba frente a ella arrodillándose pidiendo con humildad que le contara su molestad y cuando Eris pensaba en acceder todo se derrumbo al escuchar otra petición por parte de su subordinada, el ayudarle a despertar su nuevo poder.

Ladeando su rostro cerrando sus puños, ya que se dio cuenta que no valía la pena mostrar sus sentimientos pues siempre se aprovecharían de eso los humanos. Levantándose del suelo y tomando los hombros de su guerrera para ayudarla a levantarse; la mujer se daba media vuelta para dirigirse a una de las tantas ventanas de aquel pasillo. Abriéndola y siendo azotada ferozmente por la ventisca de aquella apabullante tormenta; dijo con un tono de voz serio:

-¿Y crees qué con esto ayudaste a tu amiga Samantha? Los humanos son a veces tan ingenuos, pero debo agradecértelo Sheznarda ya que por mi estupidez en concederle el deseo de protección a mi avatar Samantha, olvidé por un tiempo cual era mi propósito de reencarnar en cada era. Destruir… sí, destruir a todo ser inferior lleno de errores e imperfección. Me contuve demasiado por culpa de la unión que mantuve con tu antigua ama y amiga Samantha y ahora que ella no estará más podre continuar. Te dio una oportunidad y la rechazaste aquella murió lamentándose el no poderlas proteger de mí. Ahora te digo estúpida mortal que la oportunidad se acabó es momento de que seas un verdadero guerrero de Eris. Sino lo eres yo misma te matare. Ratas débiles no quiero en mi ejército.

Sí, Eris por fin había aparecido por culpa de Sheznarda y sus patéticos intentos de reanimar a Samantha. Un error fatal que provocaría después un arrepentimiento en su alma. La Diosa del Caos y la Discordia, elevaba terriblemente su cosmos dando así media vuelta mostrando su semblante totalmente seco de emociones. Caminando hacia donde estaba Sheznarda le entregó su mascota y con gran ironía le susurró al oído:

-Gracias por ayudar a matar en mi la ultima escancia de Samantha… no, espera, fuiste tú, todo el crédito es tuyo fantasma del Hambre, como recompensa te ayudare a entrenar tu nueva técnica… comencemos y no te atrevas a refutarme por que ya no soy Samantha, soy tu Diosa Eris y como tal debes de respetarme. No tientes tanta tu suerte que muy pronto se acabara mortal inferior.

Dicho eso se separaba de ella sino antes darle un beso en la frente, al momento que sus labios rozaban con la piel de aquella mujer, la armadura sensual de Eris aparecía fusionada sobre su cuerpo. Dando unos cuantos paso hacia atrás elevaba su mano derecha y así hacía aparecer su tridente viendo con gran odio (la verdadera mirada de aquella Diosa). Eris esperó a que Sheznarda comenzara con su entrenamiento mientras irradiaba su verdadera cosmosenergía llena de rencor, discordia y toda clase de odios.


oFF: Vieja tú ya tenéis tus dos ataque débiles es el medio que debes de entrenar (nivel 5, post 160) n.n
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Miér Mayo 04, 2011 12:02 pm

Sheznarda al final no pudo ayudar a su amiga Samantha y en el fondo se sentía muy mal por ello, pero al igual que Eris quien había consumido a Samantha, la fantasma del hambre se había cansado de la debilidad de Sheznarda, por lo tanto ella también poco a poco fue consumiéndose hasta sólo quedar pequeños vestigios de su escencia, como el juego con ese animalito que tenía de mascota, y aún su recuerdo acerca de Bazir, a quien ahora quería matar de una vez para poder así borrar su debilidad por completo. Cada que recordaba aquel asunto se sorprendía de que esa mujer ladrona que siempre robaba cosas interesantes y tenía ambiciones grandes en la vida, se hubiera fijado en ese hombre tan soso y repugnante.

Las palabras de Eris sonaron en la cabeza de la fantasma haciéndole saber que ya no estaba más la diosa bondadosa que conocieron al principio, y que ahora más que nunca ella iba a demostrar su poderío y fuerza como la diosa despiadada que era. La pobre Samantha se vio sorprendida ante las cosas que le había dicho ladrona rubia con el fin de lograr que ella se levantara, pero al final entendió que no podía estar en ese mundo nunca más porque ella sencillamente era débil al igual que Sheznarda, por lo tanto ambas dejaron con lentitud que sus otras existencias dominaran, cada una lo hizo sin darse cuenta.

-Está de más que diga que no quiere ratas débiles mi señora. Samantha no podía pedirme tal cosa, usted es mi deidad y no puedo bajo ningún concepto desertar. ¿Qué haría si me fuera de su lado? ¿Servirle a otra deidad? Todas son inútiles! Sólo usted tiene poder para poner el orden que falta en este asqueroso mundo, y por eso principalmente es que yo he decidido quedarme. Seré una guerrera como usted quiere, porque se acabó la Sheznarda que alguna vez tuvo bondad en su corazón. Soy el fantasma del hambre.

Una vez dicho esto Sheznarda hizo una reverencia a su superiora y tomó a su mascota, la cual mandó a esconderse bastante lejos para que no fuera lastimada, luego sintió el beso de su deidad sobre su frente haciendo que una emoción nueva le recorriera el cuerpo, porque a pesar de todo Sheznarda no sentía miedo ante su deidad, se sentía más confiada en el poder d ela misma y pensaba que si Eris era capaz de entrenarla entonces ella al fin podría ser una guerrera completa. Mientras Eris hacía aparecer su tridente, la fantasma del hambre hizo aparecer su armadura e inmediatamente elevó su cosmos. Ahora tenía que tratar de atacarla con deseos de matarla, para poder si quiera llegar a tener la mitad de posibilidades de impresionar a su deidad.

-Bueno... Con estos premios a veces no sé si motivarme o no, pero lo mejor es que empecemos de una vez. Voy a aprender todo lo que usted quiera mi señora, le aseguro que no pasará de este día en que yo no aprenda mi ataque nuevo para poder dar gloria a su nombre mientras lo destruyo todo.

Sheznarda elevó más su cosmos e hizo que del suelo se elevara una gran cantidad de rocas puntudas cuyo filo amenazaba con penetrar la carne del cuerpo mortal de su deidad, pero aún no terminaba todo, puesto que del suelo mismo salían gritos y lamentos que con el paso del tiempo se hicieron más fuertes, seguidos de un torbellino negro que daba vueltas sobre su propio eje y elevaba más rocas que eran lanzadas sin piedad contra Eris, para luego salir disparados contra aquella diosa. Definitivamente, los fantasmas muertos por Eris y sus fantasmas habían regresado para reclamarle, todos por primera vez unidos en ese torbellino negro se dirigían con sed de venganza en contra de la diosa de la discordia.



Primer post del ataque medio elemento: Fuego
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Miér Mayo 04, 2011 2:05 pm

Mientras Eris jugaba con su tridente a corta el aire de aquel pasillo escuchaba en circunspección todo dialogo por parte de su fantasma del hambre. Quien tal parecía hacía lo mismo que Samantha hizo con la Diosa del Caos minutos antes. Morir completamente entregando el avatar si refute alguno.

Las palabras por parte de aquella ladrona convertida ahora un fiel seguidor de aquella Diosa umbrosa intrigaba en cierta forma a Eris, sin embargo, no perdió su tiempo en encarar ciertas cosas que no gustaba en su dialogo. Ya que estaba más interesada en ver que tan poderosa era aquella mujer. Ya una vez había medido las habilidades del Fantasma de la muerte Flori y no le había decepcionado ¿Pero… y esta? Era algo que insitaba de sobremanera a la Diosa por lo que no se empecino en recalcar sus errores al hablar.

Su mirada se tornó seria cuando vio como Sheznarda elevaba su cosmosenergía provocando el despertar de un ligero temblor en dicha zona de su palacio. Divisó como el suelo de mármol fino se colapsaba hasta dejarlo en simples escombros. Las grietas que se fraguaban en el suelo manaban un cierto olor peculiar a los cementerios mortales. Al igual un hermoso cantico de sollozos de seres en penas resonaba excitando a la mujer de cabellos cortos.

Tal parecía que el poder del fantasma del hambre era llamativo para la mente de Eris, quien no pudo evitarlo y surcó una infinidad de sonrisas, todas distintas claro está. Por fin aquella atacaba mandando a la orden un surco de seres infernales; fantasma que le era un tanto familiares ¿Eran acasos lo entes de aquellos que alguna vez Eris venció de forma humillante? Fuera lo fuera la mujer no se dejaría impresionar tan fácilmente y como lo había hecho con Flori lo hacía de nueva cuenta pero esta vez con Sheznarda. Simplemente elevaba su cosmos de una manera impresionante generando que de inmediato aquellos fantasmas del mismo infierno explotaran por encima de su cabeza en cientos de corpúsculos; cayendo tal cuál escarcha invernal.

Eris desvaneció el Tridente tal parecía que aquel objeto no lo ocuparía por el momento. Suspirando y limpiando el polvo residual de los siervos convocados por parte de la rubia, Respiró profundamente y dijo:

-Sea quien sea, hermanos, amigos, enemigos…o tu Diosa; siempre debes de atacar con la confianza de vencer. Si acepte esto tengo claro que estoy bajo mi propio riesgo así que no me vengas con simplezas Hambre del mundo mortal y ataca en verdad como si fueras un digno guerrero de vuestro reino… y por cierto a lo que anterior me dijiste te contesto con esto: me quede sola o con más de cien guerreros bajo mi orden no importa yo siempre me lanzare a la guerra… Vamos Sheznarda dejemos este jueguito y continuemos.

Dicho eso la Diosa acalló y esperó con impaciencia las venideras acciones de su Fantasma del hambre.
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Lun Mayo 09, 2011 12:10 pm


Sheznarda sólo se dedicó a escuchar aquello que estaba diciéndole Eris a toda voz. Al parecer ella prentendía decidir en esos momentos si ella se quedaría como fantasma para ayudarla, o si moriría porque no iba a ser nada útil para ella. Todas estas cosas estaban poniendo a la joven de cabellos rubios un tanto molesta y no podía ocultar que ya estaba bastante alterada por todo lo que estaba pasando con ella, de buena gana la ladrona hubiera preferido entrear sola su ataque, de esa forma tendría un poco más de confianza y seguridada, porque entrenando con Eris, las cosas iban lejos, muy lejos de mejorar.

El tridente de aquella deidad de la discordia se movía de forma juegueton en al mano de aquella mujer de cabellos morados hasta que desapareció. Al parecer la joven ladrona era tan insignificante que Eris no tenía necesidad de usar su tridente con ella, cosa que molestó bastante a la dama del hambre, pues no entendía qué pretendía Eris, porque una cosa era que ella atacara fuerte, y otra era que pretendiera querer vencer a la deidad siendo ella una lacaya, una fantasma. Sheznarda no era tonta y lo sabía, sabía que para poder siquiera aspirar a vencer a Eris tendría que comer la ambrosía de los dioses y sólo con más de mil años de entrenamiento podría si quiera enfrentarla para intentar ganarle.

-Entiendo... Entonces en este momento usted está pensando si sigo en sus filas o desaparezco para siempre? Si es así no creo yo que eso depende de mí. Sabe con claridad que es imposible que una fantasma del hambre pueda vencer a una deidad como usted... Igual pues haré el intento si eso es lo que desea.

Sheznarda elevó su cosmos tanto como pudo cubriendo su cuerpo con una especie de llamas verdes que se movía frenéticamente frente a la joven mujer rubia, quien dio origen a una especie de serpiente eléctrica que se movía en espiral entre la cintura, pechos y cuello de la ejecutadora de dicha corriente. Una vez que la serpiente tomó su forma completa y su grosor perfecto, la fantasma del hambre la lanzó contra su contrincante con una velocidad y fuerza tan grande que el suelo debajo de la misma se levantó, sin embargo esto no era todo lo que la fantasma tenía para enseñarle a Eris, su querida y amada deidad. Cuando el trayecto de aquella serpiente estuvo a la distancia que Sheznarda quería, tres bolas de fuego se formaron frente a la ladrona y en cuestión de segundos salieron disparadas contra la diosa del caos desprendiendo una luz roja muy fuerte. Estas bolas no parecían ser tan comunes como uno esperaba, ya que iban derritiendo el suelo que estaba dejajo de ellas dejando un camino marcado por el hollín de los elementos orgánicos que yacían en el suelo.

-Lo otro lo mostraré luego, si acaso ella me da la oportunidad...- Dijo Sheznarda en voz baja mientras miraba su espada envenenada y su cadena, las cuales emplearía en el otro ataque. Aún estaba asustada, puesto que Eris parecía más resuelta a matarla que cualquier otra cosa, pero estaba segura que esas llamas el llamarían bastante la atención a su deidad, ya que cuando ella elevara su cosmos estas crecerían más, y cuando ella se movieran para esquivarlas, estas se moverían a su dirección porque las mismas siguien el cosmos del enemigo.

Como ya se habían alejado aquellas amenazas que tenía en frente la ladrona, la mascotita de la misma hizo un intento por acercarse a ella, pero Sheznarda temiendo por la vida de aquel animalito tan lindo, decidió que lo mejor era asustarlo para que no se acercara durante el combate, así que le mandó una pequeña bola de fuego que le quemó la cola haciendo que Heero saliera corriendo a esconderse detrás de una roca mirando a la ladrona con algo de miedo.

-Te dije que aún no te puedes acercar no me hagas hacerlo otra vez si?

Sheznarda guardó silencio y esperó a que su contrincante y superiora hiciera sus movimientos, confiaba en que esta vez su ataque fuera perfecto, o por lo menos la impresionara un poco para demostarle que ella aún podía serle útil, de otro modo la ladrona no tendría ya oportunidad para contar otra historia más.


Segundo post de ataque elemento fuego.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Lun Mayo 09, 2011 2:40 pm

Samantha pudo percatar como la mujer ligeramente se alteraba al escuchar el trato por parte de su deidad… ¿Pues qué esperaba aquella? El verdadero carácter de la Diosa del Caos y la Discordia comenzaba a salir a flote, por lo que no se tocaría el corazón para tratarle de una forma especial, ya que la costumbre de Eris era ser fría hasta no más poder. Surcando una sonrisa irónica divisaba que tan molesta Hambre estaba por lo que simplemente le guiñó el ojo de una forma sensual y un beso al aire le mandó, mientras decía:

-¿Pensar aquello tan trivial?… ¡No! para nada amor, estoy divagando entre mis recuerdos ¿Crees qué soy estúpida hija mía? Ya lo sé… que nunca me vencerás aunque luches por ello… jajaja simplemente te estaba dando una cierta dosis de animo… pero veo que tu cabecita hueca te desvía a diferentes parámetros de la realidad y no a la que debe de ser. Pero bueno que me puedo esperar de una simple ladrona sin educación… como sea mi hermosa fantasma del hambre sólo trata de atacar con todas tus fuerzas… es mi único concejo síguelo si quieres… me da igual.

Dicho eso Eris se cruzó de nueva cuenta de brazos viendo con total indiferencia a Sheznarda quien elevaba su cosmos de manera sorprendente… para otro mortal más no para un Dios. Bostezando esperaba a que aquella comenzara a atacar mientras jugaba con sus cabellos cortos y de vez en cuando distraía su mirada a las paredes de su palacio, las cuales comenzaba a desquebrajarse por el desatar del cosmos del fantasma del Hambre.

Parecía que aquella fraguaba con su cosmos verdoso una especie de serpiente que flanqueaba su silueta tosca por culpa de aquella opaca armadura. Por fin Samantha le ponía un poco más de atención a su querida guerrera y mirándola detenidamente aquella se quedó esperando el resultado de su energía. La cual salía disparada en contra de la deidad y al igual una que otra bola rojiza que provocaba el desacera del suelo donde rozaba.

Samantha bajó su mirada y simplemente elevó su cosmos generando que un ligero brillo naciera de su interior remarcando tan sensual silueta semidesnuda… de inmediato aquella desapareció dejando que el ataque se pasara de largo hasta chocar con una de las poderes que cerraban el pasillo del hare este… tal monumento de piedra cayó desquebrajada alzando una enorme cortina de humo… los minutos pasaron en total silencio u de la nada un crujido hizo zumbar el derredor.

Tras un fogonazo de luz la silueta de la Diosa reaparecía por detrás de Sheznarda con una sonrisa dibujada de lado a lado. Abrazándola y repagando su cuerpo al de ella, simplemente aquella deidad inhalaba el aroma que expedía en ese momento la guerrera que representaba el hambre. Jugando con sus labios al repasar el índice Samantha le musitó:

-¿Permitirte qué?… tienes mi permiso para hacerlo, no importa lo que sea seguro me excitara como lo de este momento… Vamos Sheznarda juguemos un poco más hagámoslo más divertido… póngamele un precio a cada herida que me hagas con dio ataque… bajare mi cosmos a tu nivel y tu dirás que es lo que quieres que haga como pago a mi debilidad… de una caricia hasta… (Samantha comenzaba a recorrer con su yemas la silueta de Sheznarda hasta llegar a sus muslo y ligeramente apretujarlos) hasta lo que tu me ordenes… será el pago de tu fuerza linda.

Dicho eso Samantha se carcajeó y ligeramente lamio una de las mejillas de Sheznarda para así empujar a aquella mujer rubia al frente esperando a que tomara partida a aquel juego que ponía su deidad.
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Vie Mayo 13, 2011 6:34 pm

Aún Sheznarda no podía dar por hecho que su ataque estaba completo, y mucho menos si ahora veía como su deidad fácilmente lo esquivaba sin si quiera poner un poco de esfuerzo en ello. Las palabras de la diosa de la discordia tomaron lugar en el escenario, ahora diciendo una serie de cosas que la fantasma podría bien tomar como elementos que la indispondrían de manera definitiva; no tenía mucho que discutir, pero tampoco podía negar el hecho principal de que de seguir así ella terminaría muerta porque aunque Eris lo negara ella no aceptaría a la fantasma del hambre a menos que demostrara tener mas poder y valor bélico.

La figura de Eris desapareció para dar paso al ataque de Sheznarda, quien no pudo hacer nada para redireccionar el mismo, por lo que este fue a dar directamente contra una de las columnas que sostenía el techo de los pasillos haciendo que una columna de humo se levantara llenando el lugar de polvo por unos segundos, y por lógica consecuencia, nublando la vista de la fantasma del hambre, quien se vio obligada a cerrar sus ojos y frotarlos por unos momentos. Cuando al fin el paisaje se fue poniendo claro, un abrazo por parte de la deidad de la discordia hizo que la ladrona rubia diera un respingo y se pusiera alerta. Ahora su enemiga estaba detrás de ella, y no le sería tan fácil poder atacarla, no de la manera tan relajada y poco elaborada de antes.

Los labios de la dama del vestigio de la guerra estaban siendo remarcados por los dedos su deidad quien ahora estaba hablándole con lentitud proponiéndole una serie de cosas que por más de un segundo llamaron la atención de la joven, pero una caricia por parte de Eris, además de la lamida que esta dio a su mejilla, hicieron que la muchacha perdiera la concentración y cayera al suelo de rodillas con el empujón que le dio Eris mientras se carcajeaba como una loca. Tenía que admitir que ella también solía tener esas conductas extrañas de vez en cuando, pero la verdad era que Eris era la muestra misma del desquicio y la falta de cordura, nunca había visto a nadie que pusiera precio a las heridas, pero si estaba usando ya esa mujer el incentivo de los premios, lo que menos podía hacer la ladrona era desperdiciar su oportunidad.

-Así que un precio... Creo que me gusta entonces. Ya que usted bajará su cosmos hasta mi nivel entonces creo que si podría hacerlo. Veremos entonces... Si sale herida en este ataque, entonces usted misma irá y me taerá el cuerpo inerte de Bazir para poder enterrarlo en el patio de este lugar.

Sheznarda sabía que esto no iba a ser cumplido tal cual, pero lo estaba pidiendo sólo por el hehco de hacer una provocación contra su enemiga, le gustaba mucho hacer eso, y con Eris no iba a hacer una excepción. Luego de pedir tal cosa, la ladrona se puso de pie y recuperó su frente para poder encarar a su contrincante. No había demostrado mucho poder al principio, pero ahora tenía que demostrar tener más porque de otra forma iba a meterse en serios problemas. Pensando que la mejor defesa era el ataque, la fantasma del hambre elevó otra vez su cosmos e hizo que esas llamas rojas que antes habían sido esquivadas por su superiora, aparecieran para seguir a Eris. SIn pensarlo dos veces las mandó contra su deidad y luego tomando su sable y atándolo con la cadena, lo lanzó como si fuera un látigo hacia su enemiga, con el fin de causarle una serie de heridas con los movimientos elípticos que estaba realizando.


-Espero esto pueda servir para hacer algo que valga la pena, esas llamas deberían perseguirla, si tiene mi nivel de poder no debería librarse tan fácilmente de ellas.

Tecer post del ataque medio elemento fuego.


Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Lun Mayo 16, 2011 10:27 pm

La Diosa del Caos y la Discordia, no pudo evitar carcajearse con gran énfasis cuando vio que las piernas de Sheznarda eran débiles pues con aquel pequeñito empujón la mujer caía. Parecía que seguía siendo una niñita demasiado exagerada en sus actos por lo que simplemente suspiró y se cruzó de brazos.

Suspirando Samantha bajaba sus brazos de manera anémica. El castigo por parte de Sheznarda era el ya muy esperado por parte de la divinidad. La mujer mortal era tan predecible y común por lo que simplemente se iba a dejar vencer por esa mujercita sólo por cumplir su caprichito. Era de sabios que los Dioses “nunca” perdían por lo que para que hacer aquello complicado. Cuando Hambre terminaba de sentenciar el castigo que haría Eris si ésta solamente perdiera, la mujer de cabellos cortos platinados relamió sus labios y dijo:

-Sí querías efectuar una rabia en mí con tan tremenda proposición no ha surtido el efecto esperado por ti amor. Así que la promesa esta sellada chica. Si llego yo a perder… jajajaja iré por el inmundo cuerpo de tú amante.

Dicho eso Samantha guardó silencio cuando vio como aquella elevaba su cosmosenergía parecía que aquello se tornaría un poco más excitante. Por fin Eris sentía el calor que emanaba aquellas fulminantes llamas producto de la energía de su subordinaría. El calor ligeramente le sofocaba causando que sus ojos vieran totalmente difuso el derredor. Por fin sentía la magnitud de aquel ataque. Sheznarda lanzaba aquellas bolas de fuego de una manera fugaz. Samantha aunque estaba un poco desesperara por tan tremendo calor pudo costosamente eludir el ataque, sin embargo se llegó una que otra quemadura en piernas, brazos y espalda.

Cuando giraba su cuerpo para ver a la fantasma del hambre y demostrar que podía con aquello y más se dio cuenta que una tizona giraba hacia a ella. Estaba demasiado cerca por lo que iba ser difícil librarse de aquel ataque. El movimiento de caderas que hizo Samantha fue el error que le costo que aquella hoja platinada de tremendo filo penetrara su abdomen. Gotas de su sangre divina cayeron a borbotones manchando el piso de mármol. Samantha contraía su rostro y caía al suelo hincada con los hombros fruncidos.

Llevándose ambas manos y tomando el mango de aquel objeto bélico, como pudo se desclavo de el. Tirándolo a un lado, la mujer agitada miraba con odio a Sheznarda para así decirle:

-¿Cómo osaste hacer eso mujer? Cómo te atreves a romper parámetros establecidos… baje mi rango a mortal ¿Es a caso que quiere matarme?… más bien mandarme a dormir otra era Sheznarda… maldita perra esa no me la esperaba… jajajaja. He perdido iré por el cadáver de tu amante. Ahora continuemos pues que tenemos que ir a la fiesta del eje…

Dicho eso la Diosa se levantó aun manando aquel elixir carmesí, mirando con ligeros aires de incierto, surcó media sonrisa y esperó la reacción de aquella subordinada…
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Miér Mayo 25, 2011 5:26 pm

La mujer de los cabellos rubios casi no podía creer lo que estaba pasando. Es que tal cosa le parecía imposible si quiera de pensar. Era como si el dios de las fantasías se hubiera aliado con ella a fin de concederle la más loca fantasía como regalo, puesto que para una mujer como ella, el simple hecho de poder cortar la piel de su deidad era algo fuera de lo común; después de todo, ella dudaba seriamente de que pudiera tener tal capacidad como para lograr el éxito en su ataque de esa forma tan fácil y tan efectiva. La cadena que sostenía la espada de la joven mujer regresó con lentitud hacia su silueta trayendo consigo la hoja manchada de la sangre carmión de su superiora. Tenía que admitir que se le hacía tentadora probarla, pero no quería hacer cosas que hicieran que su deidad se ofendiera así de primer plano.

Las palabras de su deidad empezaron a sonar en el sitio donde ambas estaban entrenando. Algo le decía aquella mujer acerca de cumplir su petición, cosa que le alegró bastante, y luego otras palabras más que hacían alución al tema de la fiesta que tenían pendiente se escucharon en ese lugar; sin embargo para Sheznarda nada de eso tenía sentido en sí, dado que ella quería que ese juego siguiera un poco más, porque aún ella pensaba que no habían terminado con su "plática" por lo que dijo en voz alta:

-No se valla aún mi querida deidad espere! Aún falta para que uste vea mi ataque, y no creo que usted guste mucho de marcharse así no más sin ver aquello en lo que llevo meses trabajando verdad?- Sheznarda levantó su espada y puso la hoja de la misma a la altura de su boca; no se podría especificar bien los motivos, por lo que una fantasma del hambre como ella, haría algo como lo que hizo, pero al final la ladrona rubia, sin pensarlo dos veces pasó su lenga por la hoja sangrante de su espada saboreándo así la sangre de su querida deidad, la cual le pareció dulzona y bastante embriagante.


-Cielos! Sabe tan bien como me imaginada. Vamos Eris, cumpla su palabra, dijo a cada herida un precio. Quiere decir que tengo la opciónde más de un intento a la vez. Y yo la verdad deseo tanto hacer más de un intento, principalmente porque quiero perfeccionar mi ataque. Quiero ser mejor que esas otras creaturas que sirven a sus compañeros. Aquellos seres inferiores...- Sheznarda recordó a Bazir, puesto que Eris le decía de esa manera a su amado, cosa que no la hacía sentir tan feliz, pero ignoró esto y siguió diciendo- Quiero probar que soy mejor que todos ellos.

Una vez dicho esto, la joven ladrona elevó su cosmos otra vez, y lo primero que hizo fue dar aparición a su corriente eléctrica en forma de serpiente que con lentitud se transformó en una serpiente de color rojo acompañada de cuatro bolas de fuego al rededor de Sheznarda. Ella no mentía cuando decía que deseaba perfeccionar su técnica; un alto despliegue de cosmos precedió la salida de aquella serpiente de fuego, que ahora tomó rumbo hacia Eris, luego las bolas de fuego hicieron lo mismo, para que el ataque fuera menos posible de esquivar.

Post cinco del ataque medio elemento fuego.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Miér Mayo 25, 2011 9:38 pm

Samantha estaba más que molesta al pensar que aquel simple mortal había tenido la osadía de lastimar tan puro cuerpo, pero después de suspirar y calmar su rabia aclaró sus ideas reduciendo que aún permanecía en su avatar mortal, por lo que si bajaba su cosmos a un nivel inferior era más que obvio que residiría los ataques, y aún pero con desastrosos resultados.
La Diosa Eris se percató a simple vista como su fantasma del Hambre ansiaba probar la sangre divina que se escurría opacando el brillo de su impura espada por lo que esbozando una irónica sonrisa… La deidad musitó:

-Si tantas ansias tienes de probar mi sangre hazlo… No existe inconveniente alguno… es más, será un honor el saber que tan deliciosa está mi sangre y que tanto te nutre querida.

Dicho eso la Diosa reposó su diestra sobre la herida y sin tanta exageración elevó su cosmos para simplemente sellar la herida y evitar el desangrar de su cuerpo. Cabizbaja por todo aquello que pasaba apuradamente escuchó la petición por parte de Hambre, del que no quería que se fuera sino antes ver el resultado de su arduo entrenamiento.

Alzando al mirada pudo divisar como esta repasaba de manera erótica su lengua carnosa entre la hoja de su tizona deglutiendo su sangre y saboreando su dulzón sabor. A Samantha eso le excitaba demasiado y no pudo evitar el sonrojarse y aún más cuando aquella elogiaba su perfecto sabor. Después solicitaba o más bien remarcaba el trato que había echo esa mujer por lo que sonriendo contestó:

-Querida… ¿Aún crees que puedes lastimarme?… Por todo los Dioses cariño sólo me estoy dejando ser vencida por ti… esperando con ansia cada castigo por parte tuya… oh sí…

Dicho eso la mujer se quedó completamente seria observando cada movimiento brusco pro parte de su guerrera. Podía ver como aún estaba afectada por la muerte de su amante cuando según ella había alegado que su parte humana por fin la había exterminado… Como Eris con Samantha. No obstante no dijo nada pues aquella comenzaba a atacarla materializando su serpiente que de electricidad se tornaba a puro fuego causando así un calor incesante en todo aquel amplio pasillo.

Los movimientos de la rubia eran lentos y poda ver cada falla por parte de su convocación pero quería complacer a ésa mujer pues de cierta manera se sentía un poco mal por su desgracia amorosa. Simplemente Eris extendió los brazos y se dejo ser lastimada por el contraataque. Su rostro se encrespaba pro el dolor ahogante sin embargo cuando sintió que el fuego aumentaba aquella decido desaparecer de aquel la situación.

Los segundos pasaron y el fuego por fin se disipó para que de la nada una gélida ventisca azotara con gran furia los alrededores. De inmediato la silueta de Eris se formó por detrás de Sheznarda y sin nada que elogiar a su poder, aquella le abrazo por detrás y con tranquilidad le susurró:

-¿Cuál es mi siguiente castigo mujer?… Dime ¿Además sabes algo? Flori la siento un tanto apagada haya solita en la sala… yo creo que tenemos que apurarnos porque no nada más es ella. Siento en la entrada de mi palacio dos presciencias divinas… una es Kore lo tengo presente, pero ¿y la otra? vamos cariño dime cuál es mi castigo… Es acaso algo más pervertido… vamos quiero disfrutar los pocos momentos que puedo estar con mis queridos fantasmas… vamos tenemos que ponernos bellas para la fiesta… quiero ver a Flori también… quiero sentir su cuerpo en un abrazo como lo estoy haciendo ahora mismo con el tuyo.
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Miér Jun 01, 2011 1:03 pm

La joven ladrona estaba muy contenta de saber que estaba logrando hacer cosas interesantes ante la diosa de la discordia, ya que luego de ser opacada por la sombra de su amiga Flori, se sentía muy feliz de estar logrando impresionar a aquella mujer que estaba más que segura de destruirla si demostraba ser una tonta e inútil. Una vez más escuchó laspalabras de su deidad y se decepcionó bastante cuando esta dijo que se había estado dejando ganar de su rival. Eso obviamente hizo que la joven de cabellos rubios se sintiera bastante agraviada, pero siendo el caso de que nada podía hacer contra su superiora, sólo guardó silencio para poder escuchar lo demá que ella seguía diciéndole.

Con la misma fuerza que antes, su ataque logró dar contra su deidad y al final ella se mostró como perdedora mostrando una vez más sus ganas de recibir el castigo que ella pudiera pensar dentro de su cabeza para poder llevar a cabo. Podía decirse que todo eso podía ser bueno para Sheznarda, ya que estaba mostrando que era buena para seguir en el ejército de la diosa de la discordia, sin embargo no podía tapar el sol con un dedo. Su deidad estaba dejándose ganar y aún no comprendía la ladrona con qué fines hacía esto. LOs halagos de la deidad de la discordia se vieron otra vez en juego por parte de Eris, quien hablaba en su oído, y una vez más Sheznarda sintió deseos de atacarla con fuerza para demostrarle que no tenía que burlarse de ella, sin embargo lo único que hizo fue separse con delicadeza del abrazo se su jefa para poder así decir con claridad:



-Ya no quiero ponerle nigún tipo de castigo, porque no soy quien para ello. Es de mi interés demostrar que aún soy bastante útil para usted mi querida deidad, la verdad es que quiero poder demostrarle que soy mejor que Flori, esa que tanto le preocupa a usted.- Puede que Sheznarda hubiese dicho eso con resentiento para molestar a su deidad, pero lo cierto era que no quería ponerla mal, sólo tenía deseos de llamar un poco más su atención, así que lejos de ponerse a seguir con su diálogo absurdo, la joven sólo elevó su cosmos e hizo aparecer una flama serpenteante que cubría se movía en espiral por su silueta sin quemarla. Cuando dicha flama tomó más forma y más grosor, cinco llamas de color naranja aparecieron a los lados de la figura de la ladrona, y cuando esta movió sus brazos y soltó la flama serpenteante, las cinco llamas salieron disparadas contra su interlocutora y la flama que se movía por el cuerpo de la joven desapareció una vez que las otras tomaron más tamaño.

Este ataque estaba más que completo, esas flamas seguro llegarían a molestar a su deidad porque seguían el cosmos del enemigo, y además a medida que se acercaban al objetivo que tenían trazado crecían más con el cosmos del mismo, es decir mientras su contrincante estuviera usando su poder estas llamas lo segurirían y crecrerían hasta chocar contra algo, que normalmente sería el ser que las estuviese haciendo crecer.

-Quiero tener el honor de que usted y sólo usted vea esta técnica que he estado preparando. Luego de eso podemos ya dedicarnos a nuestros deberes si usted lo desea mi señora.

Sexto post del ataque elemento fuego.

Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Samantha Jue Jun 02, 2011 5:20 pm

Samantha cerró sus puños al ver como su fantasma con gran descaro se alejaba de su abrazo. Ella quería ver otro tupo de reacción pero por lo visto no lo había conseguido. Suspirando mientras rascaba la parte tercera de su oído. La Diosa escuchó el pequeño argumento de Sheznarda haciendo que ésta aguantara las carcajadas. No podía creer lo que decía aquella ladrona. Parecía que envidiaba el cariño que tenia su diosa para con Flori. Aquello le era de sumo interés a la Discordia reencarnada, quien suspirando simplemente contestó:

-¿Entonces no me castigaras?… Bu, que mal, el trato era así que por cada vez que no me defendiera tú me darías una tarea… para mi es un castigo y punto, si estoy perdiendo mi tiempo donándotelo a ti, has lo que se acordó y punto fantasma del Hambre… ¿O es acaso que no eres legal en tus palabras?… Y con respecto a mi fantasma numero uno… Osea ésa de la cual me preocupo por ella, no entiendo por que te refieres de esa manera contra tu hermana… A amabas las quiero y adoro de maneras diferentes para que el sentimiento no sea tan monótono. Yo muestro mi cariño a ti y tú rechazas lo que te doy… Así que no te expreses de esa manera tan repulsiva que tan sólo marcas asquerosos sentimientos humanos como lo es los celos… Si los vas a tener adelante pero no me los demuestres a mí… Por favor.

Eris no estaba molesta sino decepcionada de aquella mujer, pues no le gustaba que actuara así. Sheznarda ya había tenido su oportunidad y la había escupido cuando aceptó el amor de un ser que no debería a ver conocido desde un principio, pero que sin embargo la Diosa lo permitió por ver contenta a su amiga. No entendía por que ahora actuaba de esa manera y la verdad no lo quería aquella indagar, por lo que no dio más importancia a eso.

Sin decir ya nada la mujer pudo ver como aquella una vez más se preparaba para contraatacar. Parecía que seria su ultima vez, el ataque ya estaba despertado al cien porciento, por lo que muy pronto aquellas se alejarían de ése estrecho lugar con el propósito de reunirse con Flori, además la diosa desde algunos minutos atrás estaba intranquila sintiendo la cosmos energía d un se Divino ajeno a su sabiduría de antaño. Por lo que Samantha impaciente quería ver de quien diablos se trataba.

Suspirando vio como las flamas que manaban de la energía de su fantasma tomaban una forma serpenteante. Aquello emocionaba a la Diosa quien simplemente hizo aparecer su tridente, ya no se dejaría tocar por el abrazador fuego, además quería culminar con ello cuanto antes. Cinco llamas… sólo cinco, fueron las que se abalanzaron contra Samantha quien roto a una velocidad impresionante su trincho, para así formas una especie de remolino de viento, fue así como encapsuló el ataque para después simplemente hacerlo desapareció.

Agitada la Diosa sonrió y con una sensualidad camino hasta donde estaba Sheznarda, bajando su postura, tomando unos cuantos de mechones de su dorado cabello, aquella inhaló su aroma, suspiró y musitó:

-Creo que a esta lista querida… Me a gustado medir las fuerza del fantasma del Hambre Impresionante energía querida, pero no te engaño, te falta demasiado para alcanzar a tu hermana, sigue practicando y no nada más alcánzala sino supérala… Ahora querida toma mi mano vayámonos de aquí, vamos al salón principal que tenemos invitados.

Dicho eso La diosa hizo desaparecer sus objetos bélicos y así tomó la diestra de su fantasma para simplemente comenzar a caminar…

-Me gustó entrenar contigo querida… vas muy bien, luego cumpliré mi promesa con respecto al cuerpo de tu enamorado, pero ahora tenemos que recibir al invitado e irnos para la fiesta de alianza
Samantha
Samantha

Status : Muerta y Sellada

Cantidad de envíos : 308

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Jue Jun 02, 2011 7:31 pm

Sheznarda suspiró decepcionada. Una vez más estaba portándose de esa forma tan triste, quería ganar el cariño de su deidad, de la misma forma de que su hermana, pero no había logrado hacer nada más que molestar a Eris, quien ya estaba más que decepcionada de ella porque se había emparejado con aquel ser que ella despreciaba con todas sus fuerzas. Al final el ataque que estaba lanzando la joven mujer de cabellos rubios fue neutralizado por su deidad y al final esta terminó por decirle otra gran cantidad de cosas que no pudo refutar así que al final, la joven fantasma de los cabellos rubios dejó que su mano fuera tomada por la de su deidad y caminó con ella para ir al salón central.

-Está bien mi querida deidad. Trataré de hacerlo. Quiero saber que puedo serle útil y que no estoy detrás de mi hermana, quiero estar su mismo nivel o quizá estar un poco más allá.- Sheznarda suspiró y miró a su superiora con algo de tristeza. Quería evitar a toda costa que esa mujer se enojara con ella, pero nada de lo que hacía podía servir para nada; por unos segundos maldijo el día en que conoció a su amante, ese difunto hombre que ahora había abandonado ese mundo, provocando que ella se sintiera aún peor por todo lo que se estaba llevando a cabo.

Nuevamente abandonando todo tipo de reacción humana, la fantasma del hambre trató de hacer que aquellla parte humana con la que estaba más que unida se fuera de una buena vez para así no incurrir en aquellos sentimientos que ponían tan molesta a Eris y que de paso la asqueaban haciendo que le mirara de forma aberrante y bastante acusadora; fuera como fuera que se estuviera sintiéndose no podía seguir en su actitud tan grave, ya que lejos de todo asunto personal, lo único importante era que Eris la necesitaba de inmediato para ayudarle con la alianza.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Ganymede Miér Jun 22, 2011 8:37 pm

Entre más seguía adentrándose su condición parecía ir de mal en peor. Sentía en serio que algo malo le iba a ocurrir si seguía yendo hacia un lugar en el que no lo estaban llamando, pero la voz de la joya era cada vez más persistente en sus pensamientos. Algunas burbujas de energía comenzaron a salir disparadas del extraño colgante, iluminando al chico mientras avanzaba. Eso debería ser suficiente para que dejes de sentirte pesado. Le dijo el ángel de la sinceridad que al parecer le había puesto remedio a la fatiga que Ganymede sufría desde que entró en ese extraño lugar. Por cierto, ¿qué lugar es este? Preguntó el rubio algo asustado, puesto que no imaginaba que su deidad habitara en ese sitio tan poco acogedor. Son las ruinas del templo de la discordia. No estoy seguro de que es lo que la señora Afrodita estará haciendo aquí, pero más nos vale seguirla. Apura el paso, siento que algo gordo se está cocinando en este lugar, lo presiento. Murmuró la voz capturada en el cristal de multíplice colores que iba colgando de su cuello. De acuerdo. Pero quiero explicaciones… no entiendo dónde voy yo en tu plan. Cuestionaba el chico. La verdad era que desde que llegó a Grecia no entendía muy bien cuáles eran las intenciones del ángel de la sinceridad. Normalmente no se manifestaba así. Había algo de raro en su peculiar actividad.
Ganymede
Ganymede

Cantidad de envíos : 20

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Jue Jun 23, 2011 8:44 pm

Sheznarda caminaba con lentitud por los pasillos jugando con su mascota. Un cosmos bastante peculiar le llamó la atencíon y con se dio cuenta de que Afrodita estaba en ese lugar. Tenía miedo, no lo podía negar, pero al recordar un poco que su señora le había mandado un mensaje de alianza con ella, sus miedos se disiparon en menos de un segundo; Flori no estaba con ella por lo que presumía que esa joven fantasma de la muerte tras la guerra estaba dándole la bienvenida a la deidad del amor pasional. Una vez que la joven de cabellos rubios determinó esto decidió seguir su camino jugando con su mascota.

-¿Qué es eso?- Sheznarda se detuvo cuando vio la silueta del alguien desconocido en ese lugar, donde se suponía no debía haber nadie más. COn paso firme la fantasma del hambre se apresuró en su paso para poder encontrarse con el invasor, sin embargo algo raro pasó con su mascota, puesto que esta salió disparada de sus brazos para correr hacia la silueta desconocida y ponerse a jugar entre sus pies moviendo su cola con una cara de alegría bastante marcada.

-Oye Heero! No puedes irte así no más sin mi permiso! Te voy a castigar por esta insolencia regresa! - Sheznarda masculló esto una y otra vez hasta llegar a donde estaba su mascota, puesto que aquella había quitado su elemento sorpresa e imponente para tener que mostrarse sorprendida y casi vulnerable.

-Muy bien ya es suficiente.- Sheznarda se puso frente al ser que estaba frente a su mascota y lo miró. En ese momento algo raro pasó. La ladrona no sabía por que pero cuando lo vió fijamente sintió unos deseos enormes de concederle cualquier favor, no como una a una deidad, sino como a un hermano menor bastante lindo.

-¿Qué eres tú? Este lugar es peligroso, vete antes que te ataque y te mate.- Sheznarda retrocedió un poco puesto que pensaba que alguien como él podría tener una trampa consigo, de otro no modo no hubiese entrado en ese lugar.

Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Ganymede Vie Jun 24, 2011 4:49 am

Ganymede siguió explorando los pasillos del templo de la Discordia, sintiendo esa extraña sensación que lo embargaba desde la entrada. No era por ser paranoico o porque tuviera algún sexto sentido para esas situaciones, pero algo dentro de él gritaba que debía irse mientras podía hacerlo. Sus piernas temblaban con cada paso que daba en el interior del ruinoso templo, haciendo que los peldaños saltaran con sus pasos. El objeto que destellaba en su cuello se calmó. Tenía un buen rato sin escuchar la voz fastidiosa del ángel de la sinceridad regañándolo por ser tan cobarde. No era cobardía propiamente, es que no se sentía bien al entrar a un lugar ajeno, era casi como un ladrón que entraba a hurtadillas.

La joya emitió un nuevo resplandor, cegando a Ganymede por un segundo y alumbrando el oscuro pasillo que estaba al frente. Pero en ese momento sintió algo muy suave rozar sus piernas. Era la cola de un animal peludo lo que sentía moverse en todas las direcciones. Ganymede era muy cosquilludo y ese tipo de estimulación era su debilidad. Detente, ¡No te quiero pisar! Tengo pies muy torpes. Decía mientras carcajeaba, no podía evitar reír por las cosquillas y estaba cerca de perder la estabilidad.

En ese momento escuchó una voz que sonaba un tanto discordante. Elevó la mirada y al frente se hallaba una mujer de rubios cabellos, un poco más claros que los de él, pero tal vez era la luz. El chico cargó a la criatura en brazo para no pisarle y caminar hacia la mujer, pensando en qué le iba a responder. Por favor no me haga daño…. Busco a Afrodita. Yo… soy uno de sus… ah… ¿Ángeles? Comunicaba haciendo pausas entre cada palabra, pues la amenaza de muerte lo había asustado un poco. Un aura de cosmos comenzó a rodear el cuerpo del chico. No era él, era más bien la gema que contenía la esencia del ángel sincero. Debía probar que efectivamente era un ángel de Afrodita aunque todavía no hubiera despertado totalmente, y lo único que tenía para avalarlo era ese objeto. Naturalmente, el chico seguía muy asustado por temor a ser atacado. Aquella mujer podría creer que estaba loco al decir semejante estupidez.
Ganymede
Ganymede

Cantidad de envíos : 20

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Sheznarda Dom Jun 26, 2011 3:43 pm

Sheznarda no pudo evitar abrir los ojos de par en par al escuchar lo que decía aquel joven de aspecto delicado y hermoso. Tenía deseos de abrazarlo, besarlo y por último hacerlo dormir en sus brazos; era como si de pronto Afrotida hubiese derramado sobre el parte de su cosmos divino capaz de hacer caer en el amor irracional a cualquier persona. Un suspiro leve se escapó de la boca de aquella fantasma del hambre quien ahora observaba a su mascota haciendo una serie de piruetas moviéndose como un loco y con una cara de felicidad que ni con ella había mostrado antes.

-Parece gustarle mucho tu presencia a mi querida mascota. No hay duda de que se siente feliz- Sheznarda llamó a su mascota con una seña y esta brincó hacia los brazos de la ladrona.

-Buscas a Afrodita?- La fantasma del hambre se acercó al joven y le pasó la mano derecha por una de sus mejillas. No sabía por qué pero quería hacerle eso al tenerlo tan cerca- No pareces estar seguro de que eres uno de sus ángeles, pero no me sorprende para nada que estés aquí diciendo esto, puesto que tu cosmos débil y casi imperceptible tiene la misma escencia de la diosa con la que mi deidad ha hecho alianza.

La fantasma del hambre señaló hacia el sitio donde estaba el salón principal y miró hacia ese sitio donde estaba la diosa del amor pasional. Si el era el ángel tenía que ir a encontrarse con su superiora, no había sentido en matar a alguien tan débil que además no representaba el peligro necesario para ello.

-Bueno espero la encuentres.
Sheznarda
Sheznarda
Amazona Dorada
Amazona Dorada

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

Pasillos de la Discordia 2h3dl03AD - Eléctrica Serpentina (2200)
AD - Prisión de la ultratumba (2350)
Pasillos de la Discordia Vrt5a9AM - Encanto de Maleficio (2500)


Defensa : Pasillos de la Discordia 34g3dck Ventisca de hambruna
Cantidad de envíos : 266

Volver arriba Ir abajo

Pasillos de la Discordia Empty Re: Pasillos de la Discordia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.