Saint Seiya Ancient Chronicles
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

User del Mes

Mapycozo
El gran ilusionista

¡Prepárense para vivir las vacaciones en la playa!
Próximamente...

Temas Importantes


[Casa de Escorpio] – Salón Principal Widget14
Últimos temas
» Magical Hope {Afiliación élite}
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyMiér Jul 17, 2019 2:41 am por Invitado

» Hantā no Odessei {Afiliación Elite}
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyMar Jul 16, 2019 9:20 pm por Invitado

» Busquedas de Rol
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyLun Jul 08, 2019 7:11 pm por MapyCozo

» Ficha de Entrenamiento de Alderion De tauro
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyJue Jul 04, 2019 12:31 pm por Alderion

» Ficha de entrenamiento de Virgil Juez de Griffo
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyMiér Jul 03, 2019 1:23 pm por Sasha

» Petición Caballeros de Athena
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyMiér Jul 03, 2019 1:16 pm por Sasha

» [Reino de Poseidón - Alta] La Manzana Dorada
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyDom Jun 30, 2019 10:24 pm por Boreas

» Petición Espectros de Hades
[Casa de Escorpio] – Salón Principal EmptyVie Jun 28, 2019 11:11 pm por Sasha

Ganador de la 1º Era

AFILIADOS ELITE
_________

Harry Potter Avada Kedavra
Saint Seiya Eternal Spirit
boton 150x60
Infinity: We Can Be Heroes
Boku No Hero: Academia

One Piece: Ascension

Fire and Blood

La Leyenda de Shenlong

World Of Shadows

Descendants Ouat

Oddisey RPG

Eras del Mundo
Deathless Love +18

Magical Hope
Magical Hope
Damned Worlds
Vit Astrale
Digital Pocket

La cancion de Eventyr
Ilvermorny School

Fate/Requiem

Fate/Light of Extinction

Nine Beast, One Symbol
Neoarghia +18
Little Fears
Little Fears

[Casa de Escorpio] – Salón Principal

2 participantes

Ir abajo

[Casa de Escorpio] – Salón Principal Empty [Casa de Escorpio] – Salón Principal

Mensaje por Kardia1 Miér Abr 04, 2012 11:30 am

Post de obtención de Armadura
Armadura dorada de Escorpio


Kardia se adentró en la oscuridad del templo del escorpión celestial que al principio podía verse el destello de las luces del exterior, pero a medida que el romano avanzaba la oscuridad se intensificaba más y más. A lo largo podía verse un extenso y enorme pasillo grueso que era sostenido por dos filas de altas y fuertes columnas con la base rectangular; en el fondo todo era una lúgubre y fría penumbra.

En el suelo de vez en cuando podían divisarse pequeños trozos de roca esparcidos por los alrededores, los cuales Kardia golpeaba con sus pies al caminar mientras que confundido observaba los alrededores y trataba de descifrar qué era lo que le pasaba, ese lugar lo había sentir notablemente extraño, como si algo tuviera en su interior que atrajera al romano. Quizás era una trampa o simplemente aquello que el peliazul en la salida de Rodorio le había mencionado, tanto a él como a los otros sujetos que había guiado.

Pff... maldita sea ¿hasta cuando voy a estar caminando? –Rezongaba Kardia aún así sin dejar de caminar.

Fueron algunos minutos en los que si parar siguió su paso. Ya era demasiado, el hecho de haber subido sin parar a través de un largo y agotador camino en ascenso hasta llegar al octavo templo empezaba a cansar a Kardia, que ya no deseaba caminar más. En ese mismo momento estaba preguntándose qué carajos se le habría cruzado por la cabeza para meterse en todo ese embrollo del Santuario, las guerras y etcétera, etcétera, etcétera. Pero bueno, no le quedaba de otra, ya estaba metido en todo eso, ahora tenía intriga por saber cómo iba a seguir.

Fue así que tras llegar a un determinado punto de aquel enorme salón – supuso que era justo el centro del templo –, pudo ver algo brillante y llamativo. Estaba distraído, por lo que eso provocó una enorme sorpresa ante sus ojos.

¿Y eso?

Parpadeó un par de veces y se acercó. Una caja bastante grande, de un destellante color dorado que estaba frente a él. Tenía unas extrañas inscripciones y en ella estaba tallada la escultura de un escorpión con relieve. Era lo único que ligeramente iluminaba el oscuro interior del templo. Al principio no supo que hacer, o más bien no le llamó demasiado la atención pues ¿De qué podía servirle una estúpida caja dorada?

Segundos después, sin pensarlo mucho se dijo a sí mismo que sería interesante ver qué era lo que esa caja extraña contenía dentro. No iba a perder nada en comprobarlo.

Entonces se acercó, agachándose frente a la caja de oro para buscar una abertura. Ahí pasó lo sorprendente. A penas su mano hizo contacto con el metal, éste produjo un destello exagerado que iluminó todo el templo como si del sol mismo se tratase. Kardia cubrió sus ojos con el brazo que antes había tocado la caja dorada aunque no fue suficiente; el romano fue encandilado por la fuerte luz y cayó de espaldas al suelo.

¡Por la puta que me parió si seré estúpido! ¿Qué se supone que es esto?

Abrió los ojos tiempo después, cuando la visibilidad se aclaraba un poco, pero aún no podía identificar muy bien lo que tenía enfrente. Aún así pudo ver que en el aire se elevaba lo que parecía ser un escorpión de oro; la figura de un brillante y extraño escorpión enorme. Sus ojos se abrieron como platillos, no entendía nada de lo que estaba ocurriendo, aunque una ligera idea tenía de lo que eso podía ser.

¿Una armadura dorada? ¿Será esta mierda una armadura dorada? – Se preguntaba fastidiado. – ¿Y cómo se supone que alguien va a caber adentro de este bicho?

Suspirando y sin darle mayor atención al metal dorado que se elevaba frente a él, se puso de pie sin más, sacudiendo un poco sus ropas aunque sin mucho interés tampoco. Entonces frente a sus ojos el escorpión dorado volvió a destellas una intensa luz dorada. El romano levantó la vista, cubriéndose de la luz con su brazo una vez más y notó como aquel enorme objeto iba separándose en distintos trozos para dirigirse hacia él. Ésto si le sorprendió y no podía creer lo que estaba pasando. Aquella, que era la armadura de Escorpio, lentamente empezaba a cubrir el cuerpo de Kardia que se disfrazaba de un intenso resplandor dorado que a simple vista podía verse incluso en las cercanías del octavo templo. En ese momento, de alguna manera Kardia recuperó las fuerzas que había pedido al caminar desde el primer templo hasta donde ahora estaba y como por arte de magia se sentía mucho más ligero; como si esa armadura le hubiera dado más fuerzas. Se sentía como nuevo.

Así que sí, ¿he? – Comentó una vez cubierto por el resplandeciente color dorado de aquella sorprendente armadura – Ja, ese desgraciado tenía razón – volvió a acotar refiriéndose al santo dorado que lo había guiado hasta Aries.

No me quejo, se ve bien – Volvió a decir Kardia contemplando la armadura que ahora cubría su cuerpo.

Me pregunto cuál es el trabajo de un caballero dorado y por qué carajo esta armadura me... ¿eligió? Pfff... Qué me importa, algún día de estos lo sabré.

Kardia no entendía qué tenía que ver él en todo ese asunto si ni siquiera sabía en qué consistían las normas del santuario, los caballeros y demás. No tenía ni la más mínima idea ni siquiera del por qué estaba allí. Pero a causa de lo ocurrido en ese lugar, le quedaba ahora la responsabilidad de averiguar un poco más. De igual manera estaría contento si parte de su trabajo fuera usar su fuerza y pelear contra enemigos. Estaba ansioso por repartir un par de golpes ya que desde que todo eso había empezado, no había tenido la oportunidad de armar embrollos y peleas innecesarias en ningún lado.

Supuso que debía seguir adelante, por lo que tomó la caja dorada por si las dudas, tampoco quería quitarse esa armadura que tan superior le hacía lucir. Entonces colocó la caja sobre su espalda y sin esperar más siguió caminando a lo largo del enorme salón del templo.
Kardia1
Kardia1
Caballeros Dorados
Caballeros Dorados

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

AD - Restriction (1950)*


Defensa :

Inner Strength

Cantidad de envíos : 114

Volver arriba Ir abajo

[Casa de Escorpio] – Salón Principal Empty Re: [Casa de Escorpio] – Salón Principal

Mensaje por Arone Jue Abr 05, 2012 1:00 am

El camino hacia la cámara del patriarca era sumamente agotador, de no ser por la armadura dorada que me brindaba parte de su poder junto con mi resistencia física no podría haber llegado a la octava casa. Y como en las casas anteriores ilumine mi camino con un hilo ígneo que conectaba la entrada directamente con la salida del templo. El fuego iluminaba el gran pasillo del templo del escorpión, al mismo tiempo que mi armadura dorada. No podía escuchar ningún ruido a la lejanía así que suponía debía de estar solo.

Comencé a pensar en cuantos caballeros podía llegar a tener la joven Sophia, ya que según tenía entendido los más poderosos éramos aquellos que portábamos una armadura dorada, aquellas armaduras que supuestamente son bañadas con los rayos solares. Veinticuatro armaduras doradas, doce amazónicas y doce para los caballeros varones ¿pero acaso había más? ¿Algunas de las cuales podíamos desconocer? Por lo menos en mi caso las únicas armaduras que conocía eran las armaduras doradas.

Aun había muchas cosas de las cuales desconocía, pero estaba seguro de que las descubriría con el paso del tiempo. De pronto a pocos metros de donde me encontraba pude visualizar la silueta de otro caballero, la armadura me era un tanto desconocida pero el aura que lo rodeaba no tanto… ¡Kardia! Mi voz resonó entre los grandes pilares causando un gran eco, no vi la necesidad de apresurar el paso por qué me encontraba ya a una corta distancia de donde se encontraba el ahora caballero de escorpio.

Así que tú también posees ahora una armadura dorada. Era extraño pero por alguna razón me agradaba la idea de tratarlo como si lo conociera ya de años atrás, cuando en realidad no lo conocía por más tiempo que un día o incluso menos que eso. Es hora de que nos apresuremos para alcanzar a los demás… Dije mientras me colocaba a su lado para verlo con una armadura y después para adelantarme unos cuantos pasos por delante de el. La idea de jugar un poco me divertía y me desestresaba un poco.
Arone
Arone
Caballeros Dorados
Caballeros Dorados

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

[Casa de Escorpio] – Salón Principal Vrt5a9AD - Fiamme di cuore (1950)
[Casa de Escorpio] – Salón Principal Vrt5a9AD - Fuoco sacro stella (2050)
[Casa de Escorpio] – Salón Principal Vrt5a9AM- Spiriti Fiammeggianti (2250)
AM- Cristallo Rosso (1350)
[Casa de Escorpio] – Salón Principal Vrt5a9AM- Di Lava Esplosione (2650)*


Defensa :

[Casa de Escorpio] – Salón Principal Vrt5a9 Muralla de Cristal

Cantidad de envíos : 254

Volver arriba Ir abajo

[Casa de Escorpio] – Salón Principal Empty Re: [Casa de Escorpio] – Salón Principal

Mensaje por Kardia1 Vie Abr 06, 2012 9:30 am

¡Mierda! –Exclamó Kardia al escuchar de repente un grito retumbando en el templo. Alguien decía su nombre y el hecho de haber estado caminando tranquilo y concentrado sin ruidos y de repente escuchar un tremendo grito, lo había sorprendido.

Miró hacia atrás y vio a alguien conocido acercándose. Era ese muchachito que había visto tiempo antes en la villa Rodorio. El romano no recordaba muy bien en qué le había ayudado el chico o si quizás era uno de los tantos con los que se había peleado por el camino, pero sabía que lo conocía. Esta vez le sorprendió el hecho de que llevara una armadura dorada también. Eso le hizo reflexionar en muchas actitudes y palabras del pequeño Arone el día que lo conoció.

Pero si es el pequeño Arone, y parece que también tiene una de estas. –Se dijo en sus pensamientos, refiriéndose a que también portaba una armadura de oro.

Vaya… que suerte que estás aquí, chiquillo. De nuevo te apareces a tiempo y parece que conoces de esto mucho más que yo, porque la verdad no tengo ni la más mínima idea de lo que está pasando. –Dijo al verlo acercándose y pasando a su lado.

La verdad era que ese muchacho, tan raro como parecía ser, comenzaba a agradarle a Kardia. Le interesaba ver las actitudes extrañas y de niño pequeño que a veces identificaba en el chico, así como el hecho de que se comunicara con él como si hiciera años que se conocían. Aunque a pesar de eso, estaba mucho más actualizado en el tema que el escorpiano, por eso aceptaba especialmente que le hablara de esa manera.

Bueno… no sé a dónde carajos vayan los otros, pero si con eso logro entender todo lo que está pasando, pues te sigo. –Respondió Kardia sin mucho interés aún y tan indiferente como solía ser.

Sin decir más, empezó a avanzar al mismo paso que Arone, siguiéndolo por el camino hasta que llegasen al final del templo. El simple hecho de saber que aún faltaba bastante camino para llegar al final – y suponiendo que ahí tenían que llegar – le fastidiaba demasiado pero no le quedaba otra opción, así que no podía hacer más que avanzar junto al joven de armadura dorada.

Kardia1
Kardia1
Caballeros Dorados
Caballeros Dorados

Reino : Santuario de Athena

Ataques :

AD - Restriction (1950)*


Defensa :

Inner Strength

Cantidad de envíos : 114

Volver arriba Ir abajo

[Casa de Escorpio] – Salón Principal Empty Re: [Casa de Escorpio] – Salón Principal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.